Miércoles, Abr 14th

Last updateMié, 14 Abr 2021 11am

Home > Literatura > Puro Cuento > Tomás González - Luciérnagas

Puro Cuento

Tomás González - Luciérnagas

tomas gonzalez 250Cuando a Jesús, que era escultor, le dieron una beca de seis meses para Florencia, Atilano y él llevaban ya dos años juntos. Le dieron la beca, ofreció una aparatosa fiesta de despedida y, sin dignarse a pedir el consentimiento de nadie, se fue para Italia.

Jesús era varonil, más bajo que Atilano, de cabello castaño claro y ojos color de miel. Atilano era trigueño, de estatura mediana, barba cerrada, ojos muy negros, pelo ensortijado muy negro y dientes blancos y parejos. A pesar de su evidente feminidad, a pesar de la relación con Jesús, sus hermanas negaban siempre que fuera homosexual. Lo negaban incluso con vehemencia y, sin embargo, lo llamaban Niní.

—Cepillate, Niní —le decían—, que mirá que se te va a dañar toda esa dentadura tan bella que tenés. Atilano había dejado de lavarse los dientes, por despecho, para vengarse de Jesús. Con un rictus amargo y sin mencionar para nada su nombre, respondía que no tenía a nadie para quién cuidarse la dentadura. Si la ingratitud fuera mierda ya nos habríamos ahogado
todos, queridas, ¿o no?

—¡Oigan a este, lo expresivo!

La casa de Atilano y las hermanas quedaba en Queens, pero adentro se vivía en Medellín. La mesa del comedor tenía mantel de ganchillo en el centro y frutero con bananos; el Niño Jesús de Praga, en el apa- rador, tenía veladora y flores.

Atilano, que pintaba óleos y acuarelas de ángeles, se dio a pintarlos con furia y en abundancia. Eran morenos como él, de vello en el pecho como él, ojos grandes, cuerpo más recio que el de él, pelo ensortijado muy negro y sombra de barba. Su técnica era impecable y se vendían a buenos precios. Señoras ricas le compraban; homosexuales ricos, atraídos por el torso de los ángeles, compraban.
También se dio a beber y a los excesos.

—Eavemaría, Niní, usted sí que es. Mire las horas en que está apareciendo aquí todas las noches...

—¿Noches? ¡Las mañanas querrás decir, querida...! —corregía otra de las hermanas.

—Eso. Las mañanas. Y mire lo demacrado que se está poniendo.

Fue muy larga la espera por Jesús, muy dolorosa, y fueron muchos los excesos. Orgías de medianoche en el Central Park, entre los arbustos, en las que nadie sabía con quién ni cómo se acoplaba. Orgías de medianoche en los muelles del Hudson, en contenedores de carga vacíos y cerrados, alquilados para tal propósito, donde nadie sabía con quién o con quiénes se acoplaba ni qué cosas estaban ocurriendo, pues la oscuridad era total y los gritos y murmullos, muchos.

Se iba a cumplir el plazo de seis meses y Jesús no anunciaba su regreso.

Un día llamó por teléfono y las hermanas oyeron que la voz de Niní se ponía cortante y fría, y subía de volumen. Que se quedara lo que le diera la gana, decía Niní, que a él no le importaba.

«¿Cómo? Ah, no, eso sí es cosa suya. Si le da la bendita gana de quedarse un año más, ¿qué puedo hacer yo, a ver? ¿Cómo? Ah, no, eso sí no. El que espera desespera, querido. ¿Qué? Y a mí qué me importa. ¿Obra? ¿Obra?», preguntó, sardónico.

«Obra todos tenemos, ¿o no? Si te vas a quedar quedate pero no me vengás con obras ni qué ocho cuartos. No. No. ¿Cómo? No. Ah, bueno. Listo. Listo. Listo. ¿Sabés qué, Jesús? Te voy a colgar. No. No. No. Olvidate. No», dijo, colgó, se puso a llorar y las hermanas le trajeron una infusión aromática para que se calmara.

Si hasta ese momento Atilano había llevado una vida disipada, la que empezó a llevar después del anuncio de Jesús, en opinión de las hermanas, ya no tenía nombre. Cuando alguno de los muchos primos que las visitaban preguntaba si algo le pasaba a Atilano, que estaba tan cambiado, ellas no podían decir la verdad, pues les tocaría mencionar a Jesús y sentían terror de que se supiera que Niní era homosexual.

—Es que trabaja mucho —decían.

Para olvidar a Jesús, Atilano se dio a andar con delincuentes y drogadictos, y a veces llegaba golpeado a la casa y con la ropa rasgada. Y como las hermanas no podían evitar darle sermones, decidió alquilar un apartamento, y solo aparecía en la casa cuando ya estaba sobrio y bañado y se había curado las heridas y arañazos. Cuando sonreía, aparecía ahora un brillo malsano, un destello de algas.

Las hermanas rogaban por el pronto regreso de Jesús y le encendían veladoras al Niño Jesús de Praga. Una noche tres adolescentes arrastraron a Atilano hasta una banca en el entablado de una playa solitaria de Nueva Jersey, le tumbaron dos dientes con un palo y le quebraron un brazo con un ladrillo. Fue el primer ensayo general de la que, poco después, sería su muerte verdadera. Lo salvó aquella vez una radiopatrulla providencial que llegó con las luces apagadas, haciendo murmurar con su peso el entablado. Uno de los adolescentes dijo a la policía que había sido culpa del mismo Atilano, pues había intentado seducirlos, y que además le olía muy mal la boca.
Aunque se mantenía tan bien vestido y elegante como siempre, cada vez estaba más decrépito y lleno de enfermedades, la mayoría reales, algunas imaginarias. Dejó de pintar. Las hermanas, que hasta entonces habían sido creyentes, pero no rezanderas, entonaban ahora rosarios por él, ofrecían misas. Cuando al año Jesús por fin llamó a decir que regresaba, en sus corazones apareció una luz de tranquilidad, una felicidad igual en intensidad a lo que habían sufrido.

—¡Es Jesús, Jesús, Jesús, de Italia, que quiere hablar con vos! —gritó una de ellas, y Atilano se contrajo como por una bofetada.

—¿Jesús? ¿Cuál Jesús? ¡Oigan a esta! Yo no conozco a ningún Jesús.

—¿Pues cuál va a ser, Niní, a ver, decime? Pasá ya, dejate de remilgos ¿sí?

—¡Atilano! —dijo, severa, otra de las hermanas.

—Ah, no —dijo él—. Yo no. ¿Por qué yo? Si querés hablá vos con él. Yo no tengo nada que decirle a ese hombre.

Al fin pasó al teléfono y se hizo rogar, lloró, se hizo rogar un poco más y volvió a llorar.

—Le va a valer una millonada la llamada al pobre Jesús
—dijeron las hermanas.

«Ajá, ajá», decía Atilano, «ajá. No. ¡Ay, ni sé, ni sé!», decía, y otra vez se ponía a llorar. «Sí, sí, sí.

Bueno, pues. ¿Cuándo? ¿Me promete que...? Bueno, pues. Bueno, pues. ¡Pero ya sabe...!», advirtió. Y dijo sí, sí, sí muchas veces, y por último empezó a reírse y a llorar. «¡Ay, usted siempre es que va a acabar conmigo!», dijo.

Al sentir que el regreso de Jesús se hacía verosímil, el paso del tiempo se hizo para Atilano menos accidentado y pedregoso. Empezó a trasnochar menos, a ser menos promiscuo y a lavarse otra vez los dientes. y se sometió a una limpieza profunda. Le implantaron los dientes que le habían tumbado —y que le tumbarían por segunda y última vez después de que definitivamente faltara Jesús— y le hicieron varios empastes. Le salió mucha basura de la boca. Los ganchos metálicos rasgaron la carne y escupió sarro por montones entre inundaciones de sangre.

Las hermanas se alegraron de verle otra vez la luz en la sonrisa.

—Quedaste de quince, Niní.

—«Donde el río se queda y la luna se va, donde nadie ha llegado ni puede llegar, donde juegan con- migo los besos en flor, tengo un nido de plumas y un canto de amor» —respondió, cantando, Atilano, con su voz ronca.

Aquello fue a principios de la primavera del año 88, que llegó fría y muy lluviosa. Jesús solo volvería de Florencia a finales de junio, pero tanto anticipaba Atilano el regreso a la felicidad, que habló incluso con la dueña de la finca que los dos habían alquilado otras dos veces para la semana del 4 de julio en Susquehanna, Pensilvania, en una región de lecherías y maizales.

La finca tenía riachuelo con puente, estanque con carpas y bosque de alisos en cuyo piso nacían he- lechos de los que parecía brotar la luz. De día estaba llena de flores; de noche, de luciérnagas.

Pero Jesús no alcanzaría a pasar otra vez por los maizales, ni a contemplar con sus varoniles ojos color de miel las flores ni las carpas, ni a admirarse del verdor de los helechos ni de la aparición de las luciérnagas.

En la ventana del avión de regreso el sol de la tarde dibujó en el horizonte una línea anaranjada que se fue poniendo roja oscura y recordaba las llamas de Bouguereau en el cuadro de Dante y Virgilio en el infierno. Jesús pensó en lo mucho que Atilano admiraba al pintor y lo mucho que se parecían sus figuras a las del francés. Fue lo último que vio y pensó de manera serena. Sonó, tranquilizadora, la voz del capitán. Las auxiliares de vuelo, pálidas, dieron indicaciones con voz ahogada, trataron en vano de hacerse oír en medio de los silencio tan hondo y definitivo como el que existe en el interior de las piedras.

Amalia encendió la televisión mientras Atilano cantaba y se arreglaba en el baño para ir al aeropuerto. Las consternadas hermanas convocaron a una reunión de emergencia y, sin mucho debate, decidieron que Maritza, que era la más fuerte, se lo dijera.

Y ella se lo dijo. Y se lo dijo a su manera, esto es, con infinita compasión, pero sin demasiados preámbulos.

Después de algunos sollozos, Atilano se quedó en total silencio durante las primeras horas, pues se decía que podría haber sobrevivientes. Luego, en la turbulencia que seguiría a la confirmación de la muerte, sus gritos llenaron el comedor, la sala, los cuartos, los rincones, y alcanzaron a salir como búhos por puertas y ventanas.

Entonces se quedó mudo de nuevo, y esta vez por mucho tiempo.

En la sucesión de días oscuros en que, a partir de allí y hasta el final, se convirtió su vida, Atilano olvidó, por supuesto, que alguna vez habían alquilado la casa en Pensilvania.

Pero allá estaba la casa, y el 4 de julio llegó puntual, como ha llegado siempre.

A eso de las tres de la tarde, en el prado, frente a los vidrios de la sala, caminó un castor, que se levantó sobre las patas traseras, miró desde lo alto de su cuerpo y se internó de nuevo, sin prisa, entre los árboles.
Llegó también puntual el atardecer y empezaron a sonar los fuegos artificiales en Susquehanna y otros pueblos.
Aunque ya no estaban ellos dos en este mundo, nada faltaba.

Se encendieron una a una las luciérnagas y comenzaron a llenar de luces el prado, los arbustos, el cielo, la arboleda.

 

tomas gonzalez 375Tomás González
Medellín, Colombia (1950). Escritor que se inició en el campo de la poesía. Estudió filosofía en la Universidad Nacional de Colombia y en 1983 publicó su primera novela. Vivió durante 19 años en los Estados Unidos y regresó a Colombia en 2002. Ha publicado ocho novelas, tres libros de cuentos y uno de poesía. Novelas: Primero estaba el mar (1983), Para antes del olvido (1987), La historia de Horacio (1997), Los caballitos del diablo (2003), Abraham entre bandidos (2010), La luz difícil (2011), Temporal (2013) y Niebla al mediodía (2015). Cuento: El rey del Honka-Monka (1994), El lejano amor de los extraños (2012) y El expreso del sol (2016). Poesía: Manglares (1997).

 

 

Material enviado a Aurora Boreal® por Tomás González. Publicado originalmente en el Especial Autores Colombianos de Aurora Boreal® - Número 23-24, Mayo / Septiembre 2018. Publicado con autorización de Tomás González,  Fotografía de Tomás González © Camilo Rozo. Todos los materiales publicados con autorización de Tomás González.

Para descargar el Especial Autores Colombianos de Aurora Boreal® - Número 23-24, Mayo / Septiembre 2018 pulse aquí.

Suscríbete a nuestro canal YouTube

Escucha nuestro AB Podcast

ab podcast 500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escucha nuestro AB Podcast

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584