Miércoles, Abr 14th

Last updateMié, 14 Abr 2021 11am

Home > Literatura > Ensayo > José Prats Sariol - La novolatría

Ensayo

José Prats Sariol - La novolatría

lejos roma 250Se ha desatado una epidemia de “intelectuales” (sic) creyentes en que cuando le encasquetan un prefijo a ciertos sustantivos al uso y cuando desprecian los estudios clásicos de filosofía, estética y crítica, se vuelven originales. Quisieran competir con aquellos poetas vanguardistas del siglo pasado.

Exégetas del último grito, practican la “pos-memoria” que sigue a la “de-construcción”. El fanguero crece, va de la perpetrada “pos-crítica” a la “hiper-media”, del “sub-texto” al “trans-género”, de lo “a-ficcional” al “supra-verso”… Y por ahí se pierde la serpiente de palabrejas traídas sin ton ni son bajo el aguacero “multi-culturalista”.

Con el permiso de los guiones --colocados aquí para resaltar los pre-fijos-- sugiero que la manía de pre-fijar es una forma de la novolatría cuyo origen se vincula a una peligrosa carencia: perdieron el reloj, creen que el tiempo no “fuga”, no es un delincuente famoso, inexorable.

Ese culto a lo nuevo nada más que por ser nuevo encharca universidades, centros de investigación, revistas, eventos culturales… Son penosamente famosos –dignos de sarcasmos-- los estudiosos de William Shakespeare que ya consideran anticuados los ensayos de Harold Bloom; los que privilegian una tesis universitaria del 2021 sobre las Soledades de don Luis de Góngora, respecto de las “viejas” indagaciones de Dámaso Alonso… Y así se la pasan, de novedad en novedad --de journal en journal-- entretenidos en un almanaque que termina dos o tres años atrás, como si los estudios humanísticos fueran de Física Espacial para el “amartizaje” del Perseverance.

Tales charlatanes --¿Se podrán bautizar como “novólatras”?-- carecen de sensatez. Y a consecuencia de tal ausencia formativa resbalan por una pendiente que les provoca el inmediato deseo de llamar la atención con algo aparentemente novedoso. Los pre-fijos como truco insignia les regalan un cartucho lleno de caramelos crípticos, de bombones de chocolate sin chocolate.

Los novólatras se convierten en risibles casos de pedantería y petulancia, siempre de involuntarios –muchas veces voluntarios-- blufs. Blufs imperdonables, aunque los autores sean muy jóvenes o pertenezcan a algún grupo humano que sufra discriminaciones. Y no por un espíritu inquisitorial, de intolerancia absurda, sino porque admitirlos no los enseña, no los vacuna. Pueden hasta creerse que Sócrates-Platón es para arqueólogos o que la existencia de un canon literario –argumentado por Ernst Robert Curtius, de este gran humanista alemán lo toma Harold Bloom-- es cosa del pasado, de cuando existían jerarquías y se diferenciaba a José Martí de otros escritores modernistas talentosos, pero sin ascender a universos literarios como el poeta cubano o Rubén Darío.

Resumo: a la adicción a “com- poner” palabras –rasgo distintivo— se añade como característico de tales especímenes la facilidad con que desechan estudios con más de cinco años… Dos lustros ya serían obsoletos. Y allí se momifican, pensando que sólo existe el peligro de convertirte en estatua de sal si miras para atrás y no a tu alrededor o para delante, como si Sodoma y Gomorra no estuvieran hoy agazapadas en cualquier campus o grupito o revista digital, generalmente cuajada de poemas para masoquistas, donde el ombligo del autor tararea su trascendencia.

A tal miopía “progresista” se añaden rasgos no privativos del virus –los comparte con milenarios disparates— entre los que se encuentran el citado desprecio al canon –con dosis de oportunismo y salpicado de hipocresía--. También la mascarilla “rebelde” que repite transgresiones tópicas como las llamadas “malas palabras”; supuestos actos de exhibicionismo –antítesis del erotismo-- que harían reír a autores romanos como Ovidio o Petronio, pero que venden a un público ignorante como si fuera la primera vez que una obra literaria cuenta que una mujer besa en la boca a otra mujer. Porque –sea dicho al paso— la novolatría no discrimina: lo mismo la padece una lesbiana que un homofóbico recién emigrado, un mulato o negro o chino que una autora cuyos bisabuelos construyeron la casa donde perpetra sus textos “novedosos”.

La suerte es que la abrumadora mayoría deviene ágrafa. A los pocos años de exhibir su novolatría, incurren en un silencio que llaman pausa re-constructiva. Y confieso que se les agradece, aunque algunos persistan en machacar palabras.

 

jose prats sariol 250José Prats Sariol
La Habana, Cuba, 1946. Dijo José Lezama Lima: “Armado de un sentido crítico que colma en la balanza la trenza de la lechuza y el arcoíris del zunzún”, para caracterizar su internacionalmente reconocida y traducida obra. A sus novelas Mariel (finalista en el Concurso Rómulo Gallegos, reeditada en 2014), Lila (reeditada en 2016, coincidiendo con la aparición de le edición en inglés) y Guanabo gay, se suman varios libros de cuentos, agrupados en Por sí o por no (2014). Sus libros de crítica literaria: Por la poesía cubana, Criticar al crítico, Estudios de poesía cubana, Pellicer río de voces (Premio Internacional de Ensayo), No leas poesía (Tres ediciones) y Lezama Lima o el azar concurrente (Tesis de grado, reeditado en 2017); se enriquecieron en 2016 con dos nuevos títulos: Leer por gusto y Erritas agridulces. En Cuba fue Asesor Nacional de Literatura del Viceministerio de Educación de Adultos, director de la revista El Placer de Leer y de los Círculos Populares de Cultura. Profesor en la Escuela Nacional de Arte, el Centro Nacional de Superación de la Enseñanza Artística y la Escuela Superior del Ministerio de Cultura. Obtuvo en 2001 la beca para creadores de la Ford Foundation en Atlanta, Georgia. Reside en Puebla, México, a partir de 2003, cuando es huésped de la Casa Refugio del Escritor (PEN International) e inicia su exilio político, fue profesor en las universidad Iberoamericana (Maestría en Lengua y Literaturas Hispánicas) y en la Licenciatura en Letras de la Universidad de las Américas, donde fundó y dirigió la revista Instantes. Entra a los Estados Unidos en 2009. Enseña en la universidad de Phoenix, Arizona, donde dictó cursos en el doctorado en Lengua y Literaturas Hispánicas hasta 2014. Novelas, cuentos y ensayos suyos han sido traducidos a las principales lenguas occidentales. En 2018 apareció una antología bilingüe (inglés-español) de diez cuentos suyos: Delusions y una nueva novela: Diarios salvados para Stefan Zweig. En 2019 apareció Bagatelles. Creación y crítica literaria.

 

Material enviado a Aurora Boreal® por José Prats Sariol. Publicado en Aurora Boreal® con autorización de José Prats Sariol. Carátula de Langt fra Rom © cortesía Aurora Boreal.

Suscríbete a nuestro canal YouTube

Escucha nuestro AB Podcast

ab podcast 500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escucha nuestro AB Podcast

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584