Aurora Boreal

Lunes, Feb 27th

Last updateJue, 23 Feb 2017 4am

Home > Actualidad > Invitado Especial

Invitado Especial

Testimonio 32

donald trump 250Versión original en inglés de Philip Garrison
15 de noviembre de 2016
Traducción al castellano de Stella Moreno Monroy

 


El jueves pasado en el Museo del Prado, deberíamos parecer una pareja curiosa. Mi mujer empujaba la pequeña silla de ruedas roja que heredé de mi madre, mientras pasábamos frente a aquellas famosas pinturas enceguecedoras. Una pregunta surgió entonces ¿A qué distancia de las “Meninas” de Velázquez está la sala de Goya donde han colgado el “Fusilamiento del tres de mayo?” Los pasillos y las luces del museo están diseñados para eliminar la distancia que se impone afuera; el espacio que media entre el último semáforo y la taquilla, o entre esta y la cafetería. El espacio medido en yardas o en metros desaparece y es sustituido por una extensión de otro tipo. Y la distancia entre aquellos dos objetos concretos de pintura y lienzo? Es un espacio lleno de emociones en el que conviven la fama y el anonimato; el arte representacional y el gobierno representativo; la dicotomía entre lo público y lo privado; la diferencia entre la Corte Real exquisitamente dispuesta y un pelotón de fusilamiento iluminado por la luz del farol de una cuneta.

Leer más: Testimonio 32

Adriana Rosas: viajera, apasionada, escritora

adriana rosas 2511

Adriana mantiene los ojos cerrados y permanece inmóvil, casi a la expectativa, mientras la música se abre paso en esa noche de viernes y toma el control de los jóvenes que se levantan para bailar.

Julio, su acompañante, la observa unos segundos y luego dirige su vista al interior del estadero. “Nadie como Adriana Rosas ha escrito sobre el encanto de una noche de rumba en la Troja” afirma él.

Viajera, apasionada, escritora, amante del cine. Sus estudiantes la recuerdan por ser “la profesora que siempre corre”, que cruza los pasillos de la universidad cuaderno y cartuchera en mano y les habla de autores, cineastas, del conflicto armado y de la vida.

Es una mujer menuda, de cabello corto y negro que le llega a los hombros. Capaz de conmoverse hasta las lágrimas observando una ópera en algún teatro de Italia o viendo una película que le llegue al alma, como “La tierra y la sombra” de César Acevedo.

Leer más: Adriana Rosas: viajera, apasionada, escritora

Alejo Carpentier: entre corcheas, redondas, fusas y semicorcheas

alejo carpentier 250La siguiente narración inédita de Gloria Guardia versa sobre su encuentro, en París, con el escritor cubano Alejo Carpentier, el 11 de octubre de 1978. Este escrito es uno de los tantos que integran su libro en preparación Apenas ayer, una especie de memorias literarias.

 

 

Hoy, 11 de octubre del 78, en París el sol titila, riente a través de los árboles y las primeras hojas de otoño se desprenden, vuelan juguetonas formando una alfombra de diversas texturas y colores. Miro el reloj y aprieto el paso. Tengo que llegar puntual a la 16 rue de Presles, sede de la embajada cubana en Francia. La telefonista, una funcionaria amable, con voz cantarina, me ha citado a las diez y si el metro no me juega una mala pasada, el portón de la sede de la embajada de Cuba se abrirá a la hora en punto, me dará paso y yo entraré con paso firme y la frente en alto, aunque conociendo mis flaquezas, las mariposas me seguirán revoloteando en el estómago. Me es difícil siquiera imaginar cómo será el encuentro, cara a cara, con Alejo Carpentier, con el sabio, con el ministro consejero de la embajada de Cuba en Francia. ¿Cómo abordarlo? Estoy en eso, debatiéndome mentalmente, cuando, apenas traspaso el umbral, me anuncio, levanto la vista y ahí está: lo veo descender por la impresionante escalinata de mármol de la cancillería. Me recibe con una sonrisa que no sé descifrar, menos aún cuando lo escucho decir una frase por lo demás cortante, al tiempo que me extiende ambas manos, y me aprieta contra su imponente geografía. “¡No pensaba recibirla, señora Gua-r(g)-dia!”, desgarra, despacio, las sílabas de la frase poco amable.

Leer más: Alejo Carpentier: entre corcheas, redondas,...

Giacomo Leopardi entre el eros y la mística

giacomo leopardi 250El pasado 10 de noviembre, en la Casa de Poesía Silva de la ciudad de Bogotà, el Consultor en Cultura y experto en literatura Italiana, Nelson Osorio Lozano, orientó la conferencia Giacomo Leopardi entre el eros y la mística; se trató de un acercamiento a la vida y poética del escritor italiano que “estuvo lejos de lo que hoy se llama un best-seller; difícilmente se vendían poquísimos libros suyos y la suerte tuvo con él todas las crueldades”, según escribió el ex presidente Eduardo Santos en conferencia ofrecida en 1960. Aurora Borea® reproduce el texto leído que fue cedido por el autor.

 

 

En nombre de una tradición ancestral que ligaba el ilustre nombre de la estirpe al santo cruzado Taldegardo, el anuncio del nacimiento del primogénito de la casa condal de los Leopardi, di San Leopardo, sería repicado por un carrusel de campanas que partiendo del palacio solariego de Recanati, alcanzaría de torre en torre la catedral de San Leopardo en la vecina Ósimo, pasaría a la románica y primorosa San Ciríaco de Ancona, hasta llegar al venerable santuario de la Señora de Loreto, donde el legado pontificio, cardenal Ciccognani, anunciaría a la Augusta Santidad del Papa Pio VII Chiaramonti, que el linaje milenario de los Leopardi di San Leopardo, contaba ya con un nuevo heredero.

Leer más: Giacomo Leopardi entre el eros y la mística

Para que Milciades siga al frente del timón

milcades arvalo 001Con ocasión del homenaje que la Fundación Cuatrotablas (Colombia), le rindió al escritor colombiano Milciades Arévalo el sábado 14 de noviembre de 2015, publicamos el siguiente texto del poeta Marcos Fabián Herrera que fue leído en el tributo en mención.

 

 

Lo conocí en un atardecer en el que sol porfiaba por no dejar escapar el día, y la noche se anunciaba con chubascos en un cielo encapotado y manchado de densas nubes. Con la mirada extraviada, gestos febriles y una adelgazada voz, en la recepción del hotel recitaba "El Barco Ebrio" de Arthur Rimbaud, y glosaba versos de Kavafis. De esa manera, se granjeaba la admiración de quienes lo escuchábamos en el aletargado crepúsculo de un viernes en Pitalito.

La entonación musical de su ritual de rapsoda, su apropiación del improvisado proscenio, y la certidumbre propia de los memoriosos, hechizaron a los expectantes oyentes cautivados por el escritor nacido en el Cruce de los Vientos. Milciades había sido invitado por Isaías Peña a un festival de artes en Pitalito, y se solazaba en un inesperado embate de Eros, mientras bellas jovencitas lo asediaban para recibir el haz de luz de su cámara fotográfica.

Leer más: Para que Milciades siga al frente del timón

Grow Deep Coaching

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584