Aurora Boreal

Viernes, Mar 24th

Last updateLun, 20 Mar 2017 11am

Home > Literatura > Puro Cuento

Puro Cuento

Velas quemadas

david gambarte 260El termómetro del alféizar marca dieciocho bajo cero. La noche insiste en manchar las ventanas de la calle Meerinkuja. Es diciembre pero aún no es Navidad.

Me incorporo dolorido; es algo a lo que ya estoy acostumbrado, como también lo estoy al dolor de cabeza y a la acidez de estómago, que me castigan continuamente. La casa está fresca porque ayer acerté a abrir la ventana justo antes de quedarme dormido. El olor a podrido que me arroja el armario al abrirlo me acaba de recordar el día en que entendí que todo había cambiado para mal. De hecho, les diré que probablemente debería haberme dado cuenta antes, pero no lo hice, y el caso es que aquella noche en la puerta del bar tuve conciencia de que el asqueroso olor de mi ropa era algo de lo que no me iba a deshacer nunca. Quizás fue el contraste con el olor a vela quemada lo que me hizo entender que mi vida era una mierda. Les contaré lo que pasó ese día de noviembre, normal y lluvioso de Espoo.

Aquel martes de noviembre me despertó el teléfono móvil. Casualmente me lo había dejado encima del pecho, durmiendo, como yo dormía, porque normalmente nadie me llama. Hay que decir que yo no tendría teléfono móvil si no fuera porque mi hermana se preocupó por darme uno. También entiendo que eso no tiene demasiado valor porque el teléfono es de segunda mano y porque me lo regaló cuando al imbécil de su marido le dieron uno nuevo en el trabajo. Lo que sí que tiene valor es que me llame de vez en cuando y que me pague las facturas que yo no puedo pagar. Pues bien, mi hermana me llamó porque quería que me pasara por su casa a llevarle ropa para lavar y, de paso, curarme las heridas. Se preguntarán qué heridas. Pues el asunto es que yo también me lo pregunto muchas veces. Se ve que cuando pierdo el control, a veces caigo y me golpeo con el suelo, con el borde de un banco o con lo que sea. No soy agresivo, no crean que soy de esos que van buscando problemas, no, sólo quiero que me dejen tranquilo y disfrutar de una cerveza con mis amigos. Después de la llamada de mi hermana, pensé que, si iba a ir a su casa esa misma tarde, debía ir a comprarle flores al centro comercial. En el Galleria hay una floristería; no es la mejor, pero sí es la única que nos quiere vender. Suvi, la dueña, siempre se porta muy bien conmigo.

Leer más: Velas quemadas

Entre el mar Pacífico y el Atlántico

adriana rosas 251A Marianita

 

 

Saltar del mar Pacífico al Atlántico en tres horas.
Estar entre torres artificiales de cristal y pasar a una chalupa que cruza un caño para adentrarnos en un mar intranquilo que se debate con un río que se le quiere meter. El debate entre el agua clara del mar y el agua marrón del río. El debate entre lo que somos y lo que nos quieren imponer.

Saltar del mar Pacífico al Atlántico en una hora.
Del casco antiguo de una ciudad frente a un mar de mareas que dejan los metros de tierra encharcada que a las horas serán rellenados por agua con peces minúsculos (como el cuadro en el Instituto de Lenguas Modernas del profesor Assa, el cuadro en el mar Atlántico del Monte Saint-Michel en la Normandía francesa).
De la ciudad del ‘Mercado del Marisco’ a la ciudad del comercio. La ‘Zona Libre’. Seremos libres alguna vez parecen decirnos.
La que una vez de bellos edificios y ahora en su centro (que es algo como el de mi ciudad) sus paredes descascaradas, con rastros de varios colores de sus pinturas. Los edificios donde alguna vez familias de alta alcurnia vivían rodeados de muchachas de servicios, niños por cuidar y fiestas y convites en las noches de largos bailes todos ataviados de esplendor. Y ahora, ahora, los mismos edificios con otros dentro, con sus paredes que se caen de poco en poco, con la pobreza para comer, para vestir, para hablar.
El debate entre el antes y el ahora que se busca cambiar.

Leer más: Entre el mar Pacífico y el Atlántico

Y ahora que los grillos no suenan

santiago:vesag 250Inédito

 

El viento se llevaba el olor de la sal que se pegaba en la piel y se endurecía. En el patio de la choza colgaban dos hamacas, al borde de un arrecife esquelético donde crecían cientos de caracoles bañados una y otra vez por la marea que se abalanzaba sobre ellos. En la noche no se veía mucho más allá del patio: sólo un par de palmeras iluminadas por una única bombilla; más allá, la penumbra escondía el mar y el tronar de las olas.

—Hoy casi no suenan los grillos— dijo la casera mientras yo me desvestía para dormir.

—Será el calor— dije, y pensé que era cierto; el mar apenas traía brisa y la arena se había quedado caliente hasta después del anochecer.

Aquella noche hizo demasiado calor como para dormir. Me revolqué entre las sábanas y conté las salamandras en el techo más veces de las que me puedo acordar, pero no conseguí dormirme: el calor era agobiante y las olas no dejaban de estrellarse ruidosamente contra el arrecife. Decidí salir a caminar con los pies en el agua. La luna se reflejaba en el océano una y otra vez creando una avenida iluminada que iba desde la playa hasta el horizonte.
Entré en otra de las temblorosas casas de madera que sonaban como los espantos cuando la brisa es muy fuerte. Pero hoy no había brisa.

Era la casa de José, un negro alto, ya canoso, que se sentaba en el patio del frente de su casa hasta tarde mirando el mar. Hace dos meses apenas estaba empezando el verano en la playa. Verano, en oposición a la época del año donde el temporal inunda los pisos de las casas y en el pueblo caen peces como llovidos del cielo, y se quedan retorciéndose en las calles hasta que los barren de nuevo al mar o los recogen para el almuerzo. Yo había llegado hasta ese pueblo en una avioneta destartalada, y en una pista de aterrizaje pavimentada en el medio de la selva me había encontrado con él.

Me llevó en una carreta halada por un caballo, bajo el apaleante sol mientras él cantaba vallenatos que hablaban del ron de caña y del mismo sol bajo el cual estábamos siendo arrastrados ahora.

Leer más: Y ahora que los grillos no suenan

El lenguaje de los helechos

alejandro arcila 250Inédito

 

Niño

 

“As lighting to the Children eased
With explanation kind”
Emily Dickinson

(“como para el niño el relámpago / que alguna explicación benévola mitiga”)
J.M.A.

 

Un olor a tierra se levantó y el cielo gris, luminoso, se cerró sobre nuestras cabezas. El pueblo terminaba en esa esquina y la carretera bajaba un poco; tomando un leve giro a la derecha estaba la casa de la abuela. Papá y yo caminábamos conversando y el calor comenzaba a huir ante la inminente llegada de la lluvia.

Leer más: El lenguaje de los helechos

Manuel Cobo. Autor de ficciones breves

carlos de la hoz 250Manuel Cobo, autor de ficciones breves, baja de su buhardilla para comprar cigarros en la tienda de la esquina. Como sólo piensa estar afuera unos pocos minutos, no juzga necesario cerrar la ventana.

La tarde es fresca, apacible, sin ruidos que perturben su trabajo, y Cobo piensa que cuando regrese podrá terminar por fin esa historia en la que trabaja desde hace un par de semanas. En verdad, resta poco: ajustar apenas unas cuantas palabras a las que no le encuentra fuerza y decidirse sobre colocar una que otra coma, detalles que él suele sortear sin dificultad. La certeza de que esta vez también podrá hacerlo cuando regrese, tiene feliz a Cobo, quien en este momento baja los escalones de uno en uno y con una sonrisa de satisfacción.

Pero durante su ausencia una repentina ventolera penetra por la ventana de la buhardilla y levanta de la mesa las hojas de papel, el bolígrafo de tinta negra, el lápiz, el borrador y hasta el pequeño diccionario de latín que Cobo conserva desde su juventud.

He aquí lo que, en un pausado pero doloroso inventario, alcanzan a ver los ojos asombrados de este escritor de ficciones breves una vez abre la puerta de su buhardilla: en un rincón de la sala, el rostro melancólico del personaje de su historia, más allá, cerca al cajón de sus queridos discos, la palabra consuelo, debajo de una silla el verbo recordar, y en la maceta de la incipiente planta de anturio, revuelta con la tierra mojada, solitaria y como aterida, la sílaba tras. Desperdigados por el suelo, también una miríada de pequeños fragmentos de palabras, letras y signos útiles para la escritura.

Leer más: Manuel Cobo. Autor de ficciones breves

Grow Deep Coaching

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584