Aurora Boreal

Miércoles, Abr 26th

Last updateDom, 23 Abr 2017 10am

Home > Medio Ambiente > Si a ti te gusta el pescado, tienes que estar atento a lo que te pones

Medio Ambiente

Si a ti te gusta el pescado, tienes que estar atento a lo que te pones

ceviche 250Si a ti te gusta el pescado, tienes que estar muy atento a lo que te pones. ¿Por qué? Me explico. Lo que pasa es que la moda, como muchos aún la hacen, ha dejado de ser sinónimo de belleza, elegancia o glamour. Los desfiles de alta costura y los bonitos editoriales de las revistas son solamente la punta del iceberg. Hay mucho más detrás del escenario.
Sobre una moda más justa y responsable ya se hablaba antes del desastre del Rana Plaza – el edificio de 8 pisos en Bangladesh, donde se confeccionaban ropas para marcas de moda mundialmente conocidas. El edificio colapsó en 2013 dejando un saldo de más de 1.100 muertos y cientos de heridos. Entretanto, es evidente que este tipo de tragedia nos hace parar y reflexionar sobre nuestros patrones de producción y consumo actuales.
La industria de la moda es un gigante avaluado en 3 trillones de dólares, que emplea casi 60 millones de personas y muchas de ellas, dependen de un sistema de trabajo deshumano. Pero hoy hablaremos de otro tema: El ambiente. Pues además de toda la problemática social, la industria de la moda es una de las que más necesita de recursos naturales y es la segunda que más poluciona nuestro planeta (descarga anualmente alrededor de 200.000 toneladas de químicos en nuestros ríos), ligeramente menos que la industria petrolera. 

¡Ah! Por cierto… La fibra textil de mayor producción anual es el poliéster, un material sintético no renovable, que tarda cientos de años en descomponerse y que proviene del petróleo. Para la extracción y producción, se utilizan altos niveles de energía, lo que genera emisiones de gas carbónico – el responsable número uno de los cambios climáticos. Además, utiliza químicos altamente tóxicos en su proceso de tintura, hecho que sostiene la información de que 20% de la contaminación de las aguas industriales lo causa la industria de la moda. Y aunque en las manos del consumidor, la vida parezca más cómoda pues los materiales sintéticos son de fácil mantenimiento, secan rápido y no es necesario plancharlos, cada vez que nosotros los lavamos, se liberan microfibras en el agua y siguen su camino hasta el mar, donde la fauna marina las ingiere. Todo el proceso provoca contaminación ambiental y crea problemas serios en la salud de los seres humanos y de la vida marina.
moda 353Por otro lado está el algodón, la segunda fibra más utilizada en la industria textil. Natural y renovable. ¿Positivo? No necesariamente. Con producción anual cercana a los 26 millones de toneladas, el cultivo convencional del algodón utiliza casi ¼ de los peores pesticidas comercializados mundialmente en más del 2% de la tierra cultivable del planeta – causando erosión del suelo. Para dar un ejemplo, tomemos un pantalón vaquero. Para su producción, se utilizan 13m2 de tierra; 3kg de químicos tóxicos consumidos y más 400 MJ de energía – MJ es una medida de energía. En Kcal sería como una torta con 95.500Kcal o lo mismo que consume una lámpara encendida durante 116 días. Además, se consume la increíble suma de 29 billones de litros de agua por hora para la producción total anual de la fibra. Sólo para nuestro pantalón vaquero se gastan más de 3.500 litros de agua en su elaboración – algo cercano a la suma de casi 5 años del agua que una persona bebe diariamente. Más de 3.500 litros de agua se descargan en los afluentes sin ningún tratamiento o limpieza previos. Aquí también, el algodón contribuye a los 20% de la contaminación de las aguas industriales - que, repito, afecta a los seres humanos y a la vida marina, especialmente a los peces.
moda 351Entonces ¿qué hay que hacer? ¿Qué podemos y debemos hacer nosotros, pequeños y simples consumidores? Porque ni siquiera tú - que el tema pueda que no te interese o que no te guste comer pescado - de acuerdo con las reglas de comportamiento social, no hay nadie que pueda excluirse de tal responsabilidad. Hasta donde sé, todos, de algún modo y en algún momento, debemos vestirnos. Y ¡no! no te lo digo para que cambies todas tus ropas por artículos sostenibles de marcas responsables. Lo que está hecho, hecho está. Iniciaremos despacio.


PASO 1: EL CUIDADO
Empecemos con lo que ya tenemos en nuestros guarda-ropas  -cambiemos o asumamos nuevas prácticas en lo cotidiano. Al lavar la ropa, por ejemplo, controlemos la cantidad ideal de jabón y no usemos blanqueadores con cloro que contaminan el agua. Lavar la ropa a altas temperaturas y secarla en la secadora, además de dañar la tela, consume energía que puede ser ahorrada por lo que nos conviene lavar con agua fría y secarla al aire. Al disminuir sólo 3 grados la temperatura media del agua en Europa, la reducción de CO2 emitido es igual a la remoción de 700.000 coches de las calles. Menos gas carbónico, menos acidificación del agua, más vida (¡y pescados!).


PASO 2: LA EXTENSIÓN
Haga pequeñas reformas y reparaciones para mantener las piezas usadas en buen estado –reponer botones que se hayan caído, coser pequeños agujeros, o sustituir una cremallera que se haya roto. Esas prácticas ayudan a que cada prenda dure más y permite el próximo paso: El volver a usar. Intercambiar ropa con los amigos, comprar (y revender) en tiendas de ropa usada o alquilar piezas cuando sea posible, aumenta la vida útil del producto. Así se reduce el impacto ambiental ya mencionado. Si compramos un pantalón vaquero y lo botamos, botamos también 3.500 litros de agua a la basura. Si el mismo pantalón lo usa otra persona por más de un ciclo de vida útil, reducimos su impacto a la mitad. Y en caso de que fueras una persona creativa, aún puedes transformar tus ropas antiguas en algo moderno y completamente nuevo sin la necesidad de adquirir nuevas piezas (*como las de las fotos que he hecho yo) y así reducir patrones de consumo sin crear más polución.


moda 352PASO 3: LO NUEVO
Finalmente, en caso de que necesitáramos comprar algo nuevo, evaluémoslo bien… Compras desenfrenadas son asunto de este nuevo milenio, que entre 2000 y 2010 resultaron en un aumento de consumo en textiles de casi 50%. La vieja historia del huevo y de la gallina: ¿La ropa está barata (pero mala) porque consumimos más o consumimos más porque está barata (aunque mala)? El hecho es que, si reflexionamos más sobre la ropa que compramos, la compramos menos frecuentemente pero de mejor calidad y nos dura más, estamos invirtiendo nuestro dinero de una manera más responsable. Planeemos entonces nuestro guarda-ropa con cuidado y atención. Y si cuando compramos algo podemos contar con alternativas y marcas sostenibles que valoren el ambiente, ¡aún mejor! Empresas comprometidas con la “Greenpeace Detox Campaign”, por ejemplo, ya trabajan en la eliminación de la descarga de aguas contaminadas por sus procesos hasta 2020. Esto es bueno para todos.
Los cambios no son el resultado de una actividad exclusiva y no dependen de un único grupo, gobierno, u organización. Todos hacemos parte de este sistema que se llama moda y, por lo tanto, somos también responsables de sus efectos. Iniciemos cambios pequeños y graduales pero constantes, para lograr una estructura que valore más a las personas involucradas y al ambiente del cual provienen todos los materiales y hacia donde todo un día volverá. Y para que, aunque no te guste el pescado, tus hijos tengan la oportunidad de probarlo.


REFERENCIAS:

  1. Informe: Ecological Footprint and Water Analysis of Cotton, Hemp and Polyester. 2005.
  2. TED talk con Christina Dean: You are what you wear.
  3. Estadísticas: https://fashionunited.com/global-fashion-industry-statistics
  4. LIfe Cicle Assesment: http://sustainability-ed.org.uk/pages/example4-3.htm
  5. Close the loop: http://www.close-the-loop.be/en
  6. Plastic soup: http://www.plasticsoupfoundation.org/en/
  7. Greenpeace: http://www.greenpeace.org/international/en/campaigns/detox/

 

alice schuch 350Alice Beyer Schuch
Es brasileña, vive en Alemania, y cuenta con más de 15 años de experiencia internacional en la industria de la moda. Haber trabajado en China durante casi 2 años, le ha hecho cambiar sus perspectivas. Hoy, Alice enseña moda sostenible y es fundadora de la empresa Cirkla Modo. Trabaja como asesora y en proyectos de educación sobre el tema en Europa y Brasil. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Artículo escrito para Aurora Boreal® por Alice Beyer Schuch. Publicado en Aurora Boreal® con autorizción de Alice Beyer Schuch. Foto Alice Beyer Schuch © Beyer Schuch, Uwe. Fotos moda © Beyer Schuch, Uwe. Foto ceviche tomada de internet.

¿Ya has probado el nuevo esmaltado semipermanente Masglo Plus?

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584