Aurora Boreal

Miércoles, Ago 22nd

Last updateLun, 20 Ago 2018 11pm

Home > Literatura

Literatura

Me quiso hasta la muerte

miguel rodriguez 251Hasta la muerte, eso es lo que dijo, que me querría hasta la muerte, y yo la creí, renegando de los consejos de mis próximos, para quienes el amor acaba por menguar y con el tiempo se rinde al cansancio y a la sensación de muerte. Con ella nunca fue así; desde que nos conocimos, desafiábamos el hastío, la monotonía, se nos quedaban cortas las horas del día, de noche leíamos y nos amábamos entre líneas, todo en nosotros crecía, todo se desarrollaba, también la sensación de muerte, pero no de final, solo de muerte, como si ésta fuera a dar paso a otra cosa, a algo más intenso incluso que llevara a mi compañera a renovar su juramento. Así fue haciendo ambas cosas, quererme y matarme, sin aspavientos ni alardes, ella era así, me lo contaba siempre todo; ‘los detalles, amor, es lo que marca la diferencia entre una vida mediocre, obsesiva o feliz’, y ella me lo contaba todo feliz y obsesivamente. Por eso me extrañó que esto – su amor hasta la muerte – me lo anunciara sin detalles, como si fuera algo que ya estuviera decidido o previsto, como si ya hubiera sucedido y tan solo tuviera que hacerse realidad y materializarse, algo de lo cual yo acababa de enterarme: me querría siempre, hasta la muerte, pero ahora protocolariamente. Uno no se puede morir así, sin detalles, como tampoco puede amar así, sin más, como si se tratara de un amor de turno.

Leer más: Me quiso hasta la muerte

La astucia de los mitos

de lejanias 251De lejanías
Rosalba Campra
Poesía
Alción Editora
Páginas 130
Postfacio, La astucia de los mitos por Leonel Alvarado
2017

 

 

 

La astucia de los mitos

Esta poesía duda. Se ampara en “la astucia de los mitos” para resistirse a proponer certezas. Escribir como argucia, modo nada confiable de sacarle el cuerpo a las que podrían asumirse como grandes verdades: el pasado, el exilio, la familia, los amores, los viajes, la vida misma. No puede asegurarse, como ocurre en el hermoso Foto de mi madre o no en la estación, que la madre que dice adiós en el andén sea la madre; tampoco se sabe a quién le dice adiós. Al final del poema hay una estremecedora revelación: una fecha improbable, escrita, según su propia admisión, por la supuesta hija: ¿podemos creerle? No es eso lo que importa.

Leer más: La astucia de los mitos

Las pisadas del insomnio o sinfonía de la incertidumbre

 ana maria fuster 250Crónica personal del huracán maría en cinco jornadas

 

a los sobrevivientes puertorriqueños del otro huracán que vino después

 

Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
soy como el junco que se dobla
pero siempre sigue en pie.
--Dúo dinámico

 

Las pisadas de este insomnio han sido pequeños alfileres en espiral que me llevan una y otra vez a esas doce horas, a las siguientes dos semanas, unos 29 o los posteriores cuarenta y tres días, los insospechados ochenta días, interminables rotaciones sobre el cono de incertidumbre. Y me perforan poquito a poco las corazas. Son estos bocetos de una isla silente y fragmentada donde la empatía es voz y la esperanza, una polifonía en cinco movimientos al otro lado del puente, de la que aún solo percibimos susurros. Pero allí está y estaremos.

Leer más: Las pisadas del insomnio o sinfonía de la...

'Lezama Lima o el azar concurrente' ante la crítica del zunzún y la lechuza

lezama lima casa vacia 250Lezama Lima o el azar concurrente
José Prats Sariol
Editorial Casa Vacía, Richmond, VA.
Páginas 422
ISBN 978-136-6199-83-6
2017

 

Artículo inédito

 

La obra de José Lezama Lima merece una crítica que cuente con el respaldo teórico alejado de hagiografías innecesarias y entendimientos superficiales. Eso es precisamente lo que aparece compilado en las páginas de Lezama Lima o el azar concurrente (2017), una summa crítica a la mano del discípulo del asmático habanero, José Prats Sariol. Los ensayos sobre la obra de Lezama Lima son el cúmulo de publicaciones críticas a lo largo de 30 años del crítico y narrador al que Lezama apuntaría que estaba “armado de un sentido crítico que colma en la balanza la trenza de la lechuza y el arcoíris del zunzún”. Prats Sariol, uno de los pocos alumnos del Curso Délfico impartido por el poeta de la calle Trocadero donde heredó la mayéutica problémica que pudo, a su vez, llevar desde La Habana a las aulas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla hasta llegar a la inundada por los saguaros Universidad Estatal de Arizona.

Leer más: 'Lezama Lima o el azar concurrente' ante la...

'Un amor líquido' - Carolina Vegas

amor liquido 250Un amor líquido
Autoretrato de una madre
Carolina Vegas
Novela de no ficción
Grijalbo
Páginas 277
2017

 

 

 

 

Leer más: 'Un amor líquido' - Carolina Vegas

'Donde habitan las palabras' - la nueva novela del colombiano Eduardo Otálora Marulanda

donde nacen palabras 250Donde habitan las palabras
Eduardo Otálora Marulanda
Novela
Editorial UC, Colombia
ISBN 978-958-732-294-1
Páginas 95
2018

 

Leer más: 'Donde habitan las palabras' - la nueva novela...

'La sal de los días', el último libro de Adriana Azucena Rodríguez

sal dias 250La sal de los días
Adriana Azucena Rodríguez
Minificciones
Ficción-express
2017

 

Sin dudas la minificción ha pegado de manera muy particular en América Latina. Es un género que no deja de crecer y que está muy acorde a los tiempos que vivimos. No dejan de surgir antologías especializadas sobre el tema, libros individuales e incluso ya hay editoriales que lentamente se están orientando a apoyar este género incipiente y que gana adeptos cada día. Una de las autoras que más se destaca en esta especialidad es Adriana Azucena Rodríguez. Ella tiene una sólida carrera literaria y académica y, con La sal de los días, su nuevo libro, no hace más que afirmarse como una de las escritoras fundamentales del género.

Leer más: 'La sal de los días', el último libro de...

El Mudo en 'El viajero de Praga' de Javier Vásconez: una figura de la impotencia.

vasconez fumando 250Pocos son los críticos los que se interesaron en el personaje secundario del Mudo que aparece por única vez en la primera novela de Javier Vásconez editada en 1996, El viajero de Praga. El Mudo es un personaje enigmático que se caracteriza, entre otras cosas, por su silencio verbal, de ahí su apodo. Y el título de la última novela del escritor, Hoteles del silencio (2016) acabó por convencernos de la importancia del tema del silencio, inseparable de la noción de invisibilidad de la que que ya hemos tratado en otra investigación nuestra. (1)  Lo que no se ve o no se oye tiene una importancia particular en los textos de Javier Vásconez: las figuras del inmigrado clandestino, condenado al silencio de los hoteles sórdidos, del espía que se mueve con sigilo o de los idiotas que viven en rincones perdidos del páramo y no se expresan sino desatando molestas carcajadas pueblan sus novelas y cuentos. El propio autor se comparó a menudo, en las entrevistas que concedió, al topo (2) que cava en la oscuridad de la tierra o al espía (3) que lo observa todo en silencio.

El personaje del Mudo presenta mucho interés para entender e interpretar la novela: es como un doble del protagonista del Viajero de Praga, el famoso doctor Kronz. Es tan misterioso como otro gemelo de Kronz, un tal Lowell, quien acosa al protagonista a lo largo de la novela y le permite al final enfrentar su destino. Pero el Mudo se diferencia de Lowell en la medida en que no es un extranjero al país de la “línea imaginaria”. Vive en el valle de Los Chillos en donde se sitúa la casa de campo alquilada por el doctor Kronz. Igual que el país al que llega el médico nómada y despistado, el Mudo no tiene verdadero nombre o por lo menos el narrador lo silencia. La ausencia de mayúscula al apodo, tal como viene escrito en la edición de 2010 de la novela (4), “mudo”, a diferencia del Lobo por ejemplo, le quita más importancia aún al personaje, aunque veremos que su breve relación con Kronz les cambia la vida a los dos. Su apodo le viene de su discapacidad que le impide expresarse verbalmente aunque consigue entablar una curiosa relación con el checo. Estudiaremos en este artículo la importancia de este personaje en el relato, su dimensión simbólica y las consecuencias de su encuentro con el protagonista. La relación que van entablando los dos es ambivalente, entre atracción y repulsión por parte del médico quien parece atraído por la incapacidad del Mudo para comunicar con los demás. Es un rasgo que comparte con él y que les va uniendo brevemente durante su estancia veraniega.

Leer más: El Mudo en 'El viajero de Praga' de Javier...

La sonda y el ángel

menchu gutierrez 250El reservado, vulnerable Lichtenberg, oculto tras la perfecta máscara del aforismo, escribió en uno de sus cuadernos : «Autobiografía: no olvidar que una vez escribí la pregunta: ¿Qué es la aurora boreal? , la deposité en el granero de Graupner con esta dirección: A un ángel, y lleno de timidez volví a la mañana siguiente en busca de mi recado. ¡Oh, si hubiera habido un bromista que lo contestara!»

Se refiere así Lichtenberg a ese tiempo en el que, antes de que la razón entrase con bisturí en todos sus sueños y pareciera apoderarse de todo, la infinita capacidad de creer que era su infancia le permitía confiar de igual modo en las voces y en los ecos de esas voces, en las figuras y en sus sombras.

Cuando la razón finalmente llega y parece instalarse para siempre en nuestros sueños, estos mensajes encuentran otros «graneros», igualmente cargados de poder, inesperados buzones que se abren en la ranura de un armario, en el cajón medio abierto de un aparador.
En uno de sus internamientos en el manicomio -como relata en su extraordinario libro «El hombre jazmín»- la escritora Unica Zürn, segura de que se va a celebrar una fiesta, escribe mensajes a los poetas que ama en hojas de papel blanco; los enrolla y los hace volar desde la ventana «como pájaros blancos, emisarios de su transfiguración». Otro día, en el que la ventana está cerrada, invita a un poeta a visitarla; ata el mensaje con un cordón y lo deposita en el recipiente en el que la enfermera de noche guarda su instrumental. «Eso no es un buzón», le dice la enfermera, y ella no contesta: «sabe que aquella carta ya ha llegado a la otra tierra y la están leyendo.» Esa otra tierra que podría incluso ser la del mundo de los muertos.

Leer más: La sonda y el ángel

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584