Aurora Boreal

Sábado, Jun 23rd

Last updateJue, 21 Jun 2018 3pm

Home > Literatura > Poesía > Poesía - María Clemencia Sánchez

Poesía

Poesía - María Clemencia Sánchez

maria clemencia sanchez 250María Clemencia Sánchez: Colombia (1970). Poeta, ensayista y traductora. Licenciada en Idiomas de la Universidad de Antioquia y Maestra y Doctora en Literatura Hispánica de la Universidad de Cincinnati (USA). Poemas, reseñas y ensayos suyos han aparecido en revistas y publicaciones del país y del exterior. Tradujo al español poetas africanos, ingleses y franceses para el Festival Internacional de Poesía de Medellín. Hizo parte de la antología de poesía del Bicentenario del Ministerio de Cultura y la editorial Letra a Letra. Bogotá, 2010. Ha publicado los siguientes libros de poesía: El velorio de la amanuense. Premio de Poesía Afranio Parra Guzmán. Medellín, 1999. Antes de la consumación. Colección de Poesía de la Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, 2008. Paraíso precario. Colección Libro por Centavo. Universidad Externado de Colombia. Bogotá, 2010. Recolección en rojo. Colección de poesía. Universidad del Valle. Cali, 2012. Tres romances para oboe. Colección de poesía. Fundación Arte es Colombia. Bogotá, 2014.

 

El velorio de la amanuense

Escribí la larga estela de tus árboles
A imagen y semejanza de tu dictado.
La luz que quisieron tus ojos
Son hoy de las hojas
Palabras detenidas
Que la arena de las diásporas entierra.
He sido la amanuense del fenecer de los siglos
Recolectora de veranos vacíos
Bajo un olmo fértil que no existe.
He ido a averiguar en la antigua vegetación
De las estepas
El nacimiento de los limos.
Hoy, dueña de voces extrañas,
Paisajes ajenos que no comprendo
Añoro una voz para decir el árbol
Que ronda mis sueños, el nombre de una mujer
Que semeja el descenso de las mareas,
Y el diálogo interrumpido que sostengo
Con el ángel.

 

Avenida Helen Keller en el cruce de la calle 15

Vaya lugar para una cita de amor.
Aquellos que acordaron el reencuentro
En la Avenida Helen Keller,
En el cruce de la calle 15,
A las cinco de la tarde, hora de Lisboa,
Jamás se encontraron.
Cruzaron tan cerca que no se vieron.
Tropezaron con el viento frío
Que venía de ese muelle
Donde Fernando y los otros
Huyeron como niebla.
La rosa, la misma rosa de Keller,
En las manos de estos amantes,
Afilaba sus espinas,
Justo cuando el día
Auguraba la hora ciega
Del olvido.

 

Como en un sueño de Pedro lastra

Hoy, tarde de mayo rendida por la lluvia
de dulces presagios,
he vuelto a ser inmortal y alada
semejante a esas niñas
que ríen para siempre
deteniendo en sus pupilas
el imperio del sol,
el vuelo eterno del mar
de sus secretos corazones.
Será acaso un parpadeo del tiempo
o un manojo de agua entre los labios
y casi he comprendido
la belleza
la lluvia
los paisajes tristes que me habitan
y que en silencio me festejan.

 

Paraíso precario

Entonces vuelve a empezar
el día en mis manos.
Aquí se cierra el cielo
en su larga aporía
de nubes que sueñan el sol
y aves que regresan
congeladas del vuelo
de la noche.
De lo que resta,
vendrá otro día luminoso,
esquivo y anónimo
entre las hojas del tiempo,
extranjero entre nosotros,
iluminado fantasma
de una alegría indecible
perdida ya en el viento
de la memoria,
y tu cuerpo feliz renovado
de libertad,
y yo escribiendo
la sombra adusta
de otro paraíso precario.

 

Igual que su tristeza

¿Por qué lloras,
blanca niña?
Canción Sefardí

Como ese rostro que al paso del desierto
Parece una caravana de tristezas antiguas
Y agua de sed de tiempo sin río.
Como esa espera que vista a la sombra
De las dunas, mira el cielo en la huida
De sus alas y es también un poco de luz
Que se lleva el día.
Como esa tristeza que bajo su rostro
Ocultan las niñas nómadas de la grey
Del amor salvaje, sus pasos de arena
Fundando una arcadia de polvo
En las manos del viento.
Igual que su tristeza sería esta canción,
Y como la letra de esa canción.

 

Strawberry Fields Forever

Por la vendimia del sueño,
Recolección en rojo
De todo lo perdido,
He vuelto a nombrarte
Campos de cerezo
Y flor de mis grosellas.
Pletórica ausencia
Primitiva, hay una
Palabra que vuelve
En ti y fija la forma
De los sueños.

 

Primer romance

Caminé tantos cielos de
Nombres de lejanas tierras
De minerales nombres
Y vegetales palomas de
Cielos que no recuerdo.
Te imaginé misteriosa
En tu tarde de perdidos desiertos -
Blanca niña, mientras cantos
Primigenios
De primitivas flores
Me decían tu nombre,
Paloma vegetal.
Y caminé toda la tarde
De un siglo solo por saber
Por qué llorabas sin consuelo,
Blanca niña.

 

Una canción polaca

Llevo conmigo los fragmentos
De tu cielo y guardo en mis días
Tu único día, pequeño sol de triste nombre
Que fue mi patria cuando tu nombre
Fue mi única patria.
Soy el niño que nadie recuerda
Cuando mueren las hojas de un árbol
Quieto a la sombra tu nombre, Cracovia.
Sobrevivo entre despojos de azules horas
Y en mi corazón de fracturados soles
Aves limpias borran el dolor de mi único día
Cuando revives en mí.

 

Casida del niño sin manos

Llevo en mis manos una rosa herida
Como si llevara mis manos heridas,
Como si fueran mis manos la herida
De una rosa que ha herido mis manos.
Llevo el viento en mis manos
Donde llevaría la rosa
Que llevarían mis manos
De ser el viento mis manos en la rosa.
Y así vivo, triste monarca
De una estrella triste -
Como todo lo que pasa
O las cosas que se le parecen,
Mientras pienso en bandadas
De lejanos abrazos.

 

Poema del sol que es ya el pasado
(Alusión a una imagen de Lidia Corcione)

No es tu quieta inquietud, amor
Del pasado, lo que se prende como
Fuego de incienso de amor perdido.
No es el sol de la tarde de un tiempo
De tu decir de vana advocación en el aire,
Como agua infantil de fábula que no vuelve.
Es, acaso, como un saberse agua antigua
En la hora de justa fijeza o sombras, casi -
De inquietas alas, flor sí,
Casi pétalo o síncope púrpura
Entre el tiempo que ha muerto
Como fábula de ruinas de deseo.
Todo el amor del sol
En tu nombre resume
La infancia de nuestras alas.

 

romance oboe 375

 

recolecion rojo 375

 

paraiso precario 375

 

antes consumacion 375

velorio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Material enviado a Aurora Boreal® por María Clemencia Sánchez. Publicado en Aurora Boreal® con autorización de María Clemencia Sánchez. Fotografia María Clemencia Sánchez © María Clemencia Sánchez. Carátulas de los ibros cortesía de María Clemencia Sánchez.

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584