Aurora Boreal

Lunes, May 29th

Last updateSáb, 27 May 2017 3pm

Home > Literatura > Ensayo

Ensayo

Entre una causa sexual-vital y una causa socio-política

escritura pornografica 152

En exclusiva para Aurora Boreal®

 La escritura, entre pornografía e ingenuidad y otros relatos
Autor: Freddy Téllez
Editorial: Aurora Boreal® (Dinamarca)
Editor: Guillermo Camacho
Colección Puro Cuento
Diseño de la colección: Leo Larsen
Fotografía de carátula: Mario Camelo
86 páginas
2015

 

 

Tal como les conté en un correo a Guillermo Camacho y a Leo Larsen, a cambio del cual ellos me propusieron escribir una reseña o un ensayo de libre extensión, he leído el libro La escritura, entre pornografía e ingenuidad y otros relatos, del filósofo y escritor colombiano Freddy Téllez (n. en Bogotá), residenciado en Europa, y me gustaron mucho cuatro de las historias; no es que me hayan disgustado las otras dos, sino que siento que les falta cierto desarrollo pues ni siquiera veo en ellas un final abierto que, a veces, es más conclusivo que otro propuesto como cíclico. Aunque, obvio, cada lector puede hacer la lista que le parezca, el orden de mis preferencias es:

Leer más: Entre una causa sexual-vital y una causa...

Basta de demonios interiores: ¡que salgan!

anabel torres 352El 14 de febrero de 2013 terminé este ensayo y lo envié a Colombia. Se suponía que haría parte de un libro con testimonios de mujeres colombianas poetas o escritoras; a grandes rasgos, se trataba de un libro sobre cómo el acceder al espacio literario nacional se nos ha dificultado –o no– a las mujeres, por el hecho de ser mujeres.
A pesar de la buena voluntad y la persistencia de quienes desean editarlos, no todos los libros proyectados logran convertirse en libros reales. Hoy he elegido publicar este ensayo en la revista Aurora Boreal® en su versión digital, en recuerdo de Helena Araujo Albrecht, escritora, crítica literaria, y colombiana que no temió nunca ser ni decirse feminista.
Helena murió hace un mes, el 2 de febrero en Suiza, su segunda patria: una patria que le resultó mucho más amable que la propia; en la que pudo criar a sus hijas, ganarse la vida decorosamente, forjar su propio destino como mujer y como intelectual, y morir de su propia muerte.
Helena nos ha dejado a todas las personas que tuvimos el privilegio de conocerla y de quererla enriquecidas, 'arropadas' por su amor, término utilizado aquí en España, donde vivo. La extrañaré y la querré mientras viva. Y como tengo solo palabras para señalar el trazo luminoso que dejara su vida en mi vida, le dedico este escrito a su risa y a su mirada, siempre volcadas con entusiasmo sobre el acontecer literario de Colombia, ese país que ella amó y del que es parte.
Además de haberle hecho a este texto la revisión cursoria necesaria al momento de publicar, no le he cambiado nada, ni la dedicatoria de entonces, ni las fechas. Le he agregado una nota pie de página al final.

Leer más: Basta de demonios interiores: ¡que salgan!

Notas de un Diario pre-póstumo

victor fuentes 01119 de mayo, 2015.

 

Acodado sobre el malecón del muelle de Santa Barbara, contemplo el mar. No, no es este el mar modernista del Antonio Machado de Soledades: "El mar lactescente, / el mar rutilante, / que ríe en sus liras de plata, sus risas...risas de plata y de leche.". Es un mar que, al entregar sus olas antes de llegar al muro, se desparrama en un dibujo de archipiélagos blancos, un mapa marino –me parece-- del mundo globalizado, hermanado, repentinamente, borrado por una voraz ola, rutilante como el cuchillo de las grandes corporaciones multinacionales. Pero que, sin embargo, al chocar contra el muro, retrocede transformada, piadosa, cubriendo, y uniendo, todo él, con su dulce manto blanco al archipiélago que antes había desmantelado.
A lo lejos, anclado, un mastodóntico borrón blanco con sus cientos de agujeritos: el transatlántico del turismo marino de la sociedad de las masas y el consumo -- con sus cientos, sino miles, de pasajeros apiñados-- que, a veces, se encalla o se hunde rompiéndose contra una roca, o contamina a la casi total expedición con un flu entrado de polizonte. "No, no mires, ni pienses eso, ni lo otro de las corporaciones. Mira ahí, más cerca de la playa, esa ancha tarima flotante a la que abordan cuatro o cinco fúlgidas focas, dando, un par de ellas, un resonante somnífero rugido de placer antes de, una tras otra, tumbarse a la bartola sobre la tarima a dormir su siesta, mientras las gaviotas pasan, de puntillas, a sus costados".

Leer más: Notas de un Diario pre-póstumo

Notas de un Diario pre-póstumo

victor fuentes 01122 de febrero, 2014.

 

A un mes de cumplir los 82 años; fluye el tiempo con la rapidez del río que se desagua en la mar. ¿qué es el morir? Leyendo la interpretación de Heidegger del poema "Memoria" de Hölderlin, me encuentro esto que escribí al margen de la página del libro. "Mi sueño (10-25-2008)":
Pasando y cruzando las calles entre la glorieta madrileña de San Bernardo (donde viví de los 8 a los 21 años cuando salí de España) y la de Bilbao, queriéndome comer la tierra natal bajo el pavimento.
¿Soñé esto antes o después de lo de leer lo que se dice del grandioso poeta alemán? : "que para él la peregrinación a lo extraño es esencial para el retorno a la tierra natal". Retorno en sueños, en mi caso.

 

                                             

Leer más: Notas de un Diario pre-póstumo

La vejez y la proximidad de la muerte vistas en Memorias de Adriano.

marguerite ypurcenar 250"Estaba de acuerdo en morir; pero no en asfixiarme;
la enfermedad nos hace sentir repugnancia de la muerte,
y queremos sanar, lo que es una manera de querer vivir"
– Marguerite Yourcenar, Memorias de Adriano

 

 

En aquellos años de intensa producción, alrededor de 1954, Marguerite Yourcenar escribió en su texto "El tiempo, gran escultor":

El día en que una estatua esté terminada, su vida, en cierto sentido, empieza. Se ha salvado la primera etapa que, mediante los cuidados del escultor, la ha llevado desde el bloque hasta la forma humana; una segunda etapa, en el transcurso de los siglos, a través de alternativas de adoración, de admiración, de amor, de desprecio o de indiferencia, por grados sucesivos de erosión y desgaste, la irá devolviendo poco a poco al estado mineral informe al que había sustraído su escultor.

Leer más: La vejez y la proximidad de la muerte vistas en...

Centro Internacional Antonio Machado

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584