Aurora Boreal

Domingo, Ago 20th

Last updateSáb, 19 Ago 2017 11am

Home > Literatura > Ensayo > Un manual del futuro FB y su misterio

Ensayo

Un manual del futuro FB y su misterio

pablo urbanayi 251"Porque hoy se vive de un modo
parcial y parcialmente mezclado con
otros seres humanos..."
El hombre sin atributos, Robert Musil

 

Hace exactamente un año, una tardecita como la de hoy, me enteré de la existencia de Hubert Von Henryk: a eso de las 16:00 me entró un mail de una amiga, grandísima directora de cine, que me contaba que en la vastedad de la pampa vivía un viejito alemán que había escrito un manual visionario y poético para el FB. Como La Ilíada, comentaba, se había convertido en un clásico, en un modelo de otros miles sin que ninguno alcanzara su visión y su riqueza. El mail venía con un link a YouTube donde se veía a Hubert sentado en su mecedora hablando a cámara con el jardín de su casa pampeana de fondo. El pedazo de jardín que se veía a espaldas de Hubert era casi un calco del que veía yo desde la ventana de mi casa en Pinamar; los mismos verdes, las mismas sombras, el telón de fondo perfecto para lo que contaría Hubert de su amado manual. Pasé un rato mágico escuchando su dulce acento bávaro con cadencias del hoch Deutsch mientras atardecía despacio y allá lejos la oscuridad devoraba el mar. Le haría una entrevista. Tendría que buscar un intérprete porque yo no hablaba alemán.

A la mañana siguiente se cortó el embrujo: otro mail de mi amiga cineasta, esta vez citaba un cable de Télam que anunciaba que el venerable futurólogo Hubert Von Henryk había muerto.

Con la fatal alta tecnología de la que disponemos y que nos da la engañosa certeza de que estamos en el centro del mundo, los comienzos suelen parecer fáciles.

Busqué en la página de Telam. La información era escueta. Además de su muerte en una mecedora bajo la sombra de un olmo a los 98 años, informaba que era hijo de un banquero nacido en Frankfurt, doctorado en la Universidad de Jena en futurología: citaba la llegada al país en 1946, su participación en el calentamiento del lago Nahuel Huapi con energía atómica, vagas y laudatorias referencias a cursos magistrales, conferencias y viajes internacionales sobre futurología, autor de libros sobre el tema "Futuro", una adjetivación excesiva que suplantaba los hechos, no había nada concreto.

Por unos segundos tuve la sensación de que era un obituario inventado y un sentimiento de derrota sin batalla. Aun sin entrevista, algo me decía que quizá valiera la pena escribir algo sobre Herr Hubert Von Henryk y su legado. Por mail, le pregunté a mi amiga cómo se había enterado de la historia y si poseía el manual. Me respondió que no se acordaba en cuál de los partys de Public Relations lo escuchó. Sí recordaba, vagamente, que le leyeron o dijeron el curioso epigrama del libro, sin recordar el epigrama mismo. E irónicamente me sugería que buscara en el diccionario el significado de la palabra "inhallable".

Me encontré ante un verdadero desafío.

Volví al Google y me extendí a los cuatro puntos cardinales del infinito.

Ignoro si me fatigué yo, o fatigué los buscadores que perdían sus tentáculos entre el vacío de las galaxias; cientos de libros de autoayuda para el FB, ninguno de Von Henryk. Y como si hubiera desaparecido en un agujero negro, no volvió a funcionar el link de YouTube. No menos ocurrió (ya era demasiado) con la nota en el portal de Télam que fue la única referencia que había encontrado sobre él.

Hum, pensé, el Dr. Herr Hubert Von Henryk llegó al país en la década del 40, década fatídica en la que llegaron muchos criminales nazis. ¿Cuál sería el currículum verdadero del Dr. Von Henryk? Uno no puede dejar de pensar en Salmos 69:28, "Sus nombres serán borrados del libro de la vida". E inmediatamente se impone la presencia de HaMossad leModi'in ulTafkidim Meyuhadim (המוסד למודיעין ולתפקידים מיוחדים), y su posible actuación.

Sin embargo, no había pruebas de que fuera así, ya que Hubert murió al aire libre del Pampero, el anticiclón antártico, pacíficamente, como un abuelito bondadoso.

Además de la Internet, para ser interrogados, en Buenos Aires había elementos clásicos como expertos, colegas, amigos y bibliotecas.

Al llegar, empecé por desordenar todas las estanterías de todas las secciones de la vasta Biblioteca Nacional. Fatigué e interrogué libros de historia, manuales, libros sobre futurología, novelas (aburridas) sobre emigrados, fatigué atlas en busca de sus huellas. No deseché absolutamente nada. Tuve una entrevista con Alberto Manguel, el director que se envolvía la cara con una hermosa barba blanca, magnánima, de Papá Noel. Se interesó en mi búsqueda y me prometió todo su apoyo "desde este sillón en el que después de Borges, no merezco estar". Me despidió como un burócrata poco común, con un "Haré todo lo posible".

Me encontré con Luisa Valenzuela, una mujer delgada, ágil, hecha realidad gracias a su infatigable movilidad en las Public Relations. No sólo estaba en todos los partys, sino que los organizaba. Ella también había oído hablar de ese alemán. Con la promesa de compartir mi hallazgo para que ella escribiera una novela histórica, organizó una reunión en su residencia. Con palmitos, caviar, sofisticados quesos y vinos franceses, logró atraer lo más selecto de la intelectualidad porteña.

Interrogué sin fatigarme. Sin excepción, todos habían oído algo sobre un libro de profecía, de revelación, del augur Dr. Hubert Henryk. Lamentablemente no recordaban qué, ni cuándo, ni dónde, si fue en Buenos Aires, Montevideo, Punta del Este o París. Lo averiguarían y me lo harían saber.

Me acerqué a una argentina afincada en el Norte, Alicia Borinsky. Barruntaba que allí, en las fabulosas bibliotecas de Babel, el manual no podía faltar. Me miró con un poco de lástima, miró a los costados, volvió a mirarme y por fin me respondió:
"Todas las bibliotecas del Norte están en línea. Toda la Biblioteca del Congreso. Y si el libro se publicó, aunque fuera un solo ejemplar, en esta debía estar".

Mempo Giardinelli, un gran escritor que se codeaba con grandes escritores y presidentes, con su sonrisa bondadosa de Buda, acomodándose los anteojos cada tanto, me escuchó atentamente y se mostró muy interesado ya también que se había codeado con Von Henryk sin acordarse donde, si en un congreso o en el subte. Me dijo que tenía mucha influencia en Página12 y que apenas tuviera alguna noticia, que le informara y, para reforzar la búsqueda, publicaría una carta abierta a la presidente o, perdón, al presidente. Esas cartas eran su especialidad.

Luego hablé con una del Cáucaso con un anotador en la mano, Ana Yoghurtian, de la que oí hablar por figurar en el mercado de la creatividad, nacional e internacional. Poeta, psicóloga lacaniana, abogada, profesora de filosofía, de literatura creativa, traductora, gran luchadora por causas de moda, holocaustos, genocidios y similares, una convencida de que sus poemas atraviesan la Muralla China y resucitan a los muertos. Infatigable promotora de sí misma, la recuerdo como la imagen perfecta de la que anticipó Von Henryk. Bajo su pelo vaporoso en forma de cúpula, su nariz oriental abultaba como atornillada. De una especie de baby doll con dibujos orientales, se asomaban, por arriba, la mitad de sus senos, y por abajo, como descolgadas, sus piernas escuálidas. Cuando le hice la pregunta, estiró sus gruesos labios casi en un pi 3,1416 y mostró sus dientes a lo alto y ancho, quedé impresionado y recordé la metáfora tan usada por Homero, "el cerco de tus dientes". Y fue la excepción, ella no había oído hablar del libro ni del alemán, pero en cuanto oyera algo, lo haría mejor que nadie. Y como en el anotador acababa de componer un poema, me lo empezó a leer.

A pesar de mi fatiga después de ese party, insistí.

Extrañando mi retiro monacal de Pinamar, amplié mi búsqueda. Si la Biblioteca Nacional era vasta, no lo eran menos las librerías de usados y anticuarios. Deambulé casi un mes y pasé una semana desordenando la librería Huemul y terminé ordenándola.

Me di por derrotado.

Antes de despedirme de Buenos Aires con las manos llenas de promesas vacías, visité a un viejo amigo del tiempo de la gran esperanza y la seguridad, del triunfo de la justicia a la vuelta de la esquina, al inefable poeta Alberto Szpunberg.

Siempre tuve el deseo de hacerle una entrevista o escribir un artículo largo sobre él. No sé si él o yo, o los dos, nunca concretamos esa posibilidad. Nuestros encuentros en el bar El Federal de San Telmo, se diluían en informaciones mutuas, en nostalgias, y en una charla desganada y vaga sobre el futuro.

Lo llamé por teléfono y me anticipó su necesidad de ayuda para acarrear unos libros que había donado.

Y fui. Después del abrazo, nos ocupamos de los libros para llevarlos a una biblioteca que habían fundado unos 'pibes' a quienes también les daba clases de historia y consejos para la titánica tarea de cambiar el mundo. Me limité a sonreír.

Los subimos a un taxi.

Los 'pibes', jóvenes con barbas ralas y jeans, y las 'pibas', con líneas rubias en sus pelos oscuros, nos ayudaron a descargar con entusiasmo. En la 'sala de reunión', al fondo de un patio antiguo, nos recibieron con esa fraternidad actual que nace al instante y muere de la misma manera. Dieron gracias por los libros (ediciones de clásicos de la Colección Austral) que quedaron sobre la mesa, nos convidaron con cerveza y plantearon a Szpunberg la primera pregunta: ¿qué hacer con tantos libros que les donaban? No sólo las estanterías estaban llenas, un cuarto, el baño, cuya puerta apenas se podía abrir, y alrededor de la sala, contra las paredes, las donaciones alcanzaban un metro de altura. Cariñosamente, los 'pibes", con una muestra de cultura asombrosa, la llamaban nuestra Biblioteca de Babel.

Mi amigo fue bien claro: todos los libros abominables como las malas novelas históricas que deforman la historia y aprovechan los nombres históricos para venderte mejor; las novelas y especialmente los poemarios con sus grandes visiones escritas en primera persona con sentimientos seudo profundos; las novelas oportunistas que compiten con los diarios y supuesta realidad con sus drogas, policiales con desaparecidos y mafias, de esos "basados en la realidad"; libros de autoayuda; malos recetarios de cocina, libros técnicos perimidos, libros racistas, debían ir al infierno del reciclaje, que era un compromiso verde, parte del cambio del mundo futuro. Los 'pibes' dijeron que reciclarían una vieja colección de Mecánica popular. Pero había libros de autoayuda para todo, hasta para el FB, que, como parte del diluvio cotidiano de la modernidad líquida de este siglo líquido, había traído un anciano bondadoso de buena voluntad. Y esa bondad, la buena voluntad, creaba un conflicto moral, un impedimento sentimental para deshacerse de ellos, claro que, en fin, vaya por la salvación del planeta. Sin embargo, ¿qué hacer con la Biblia o El capital de Marx, repetidos infinitamente?

Y hubo una conversación sobre el valor y utilidad de los libros.

Ajena a ella, le pregunté a una 'piba' gordita que, distraída, fantasearía sobre una coca light y un Big Mac, si me podría indicar dónde estaba la donación del viejito. Feliz de ser útil y participar, con esa agilidad y gracia exageradas de las gorditas, se puso de pie y: "Mirá que vas a estornudar por el polvo. Vení".

Me guió al cuarto que, por la cantidad de paquetes y estanterías destartaladas, había dejado de ser un espacio hacía rato. Señaló unas pilas atadas con esas cuerdas que se fabrican uniendo otras, cosa típica de ancianos que no tienen nada que hacer o son avaros. Le di las gracias.

No conté los estornudos pero hubo muchísimos mientras desataba los paquetes, tantos que, por mis ojos semicerrados, con lágrimas, no podía leer bien los títulos borrosos de los libros y el único, casi se me escapa. Fue el imán del deseo el que me permitió intuirlo y rescatarlo. No lo podía creer, sin embargo, allí estaba, encuadernado como un clásico, tapa dura, las dos letras FB en letras góticas doradas; encima, "Prof. Dr. Herr Hubert Von Henryk". Debajo, como un subrayado, "Lo que se avecina".

La frase es banal: me inundó la alegría, y al instante, el torbellino de mi conciencia. Si me lo llevaba sin decir nada, ¿de alguna manera no comprometería a Szpunberg? ¿Decir la verdad a los 'pibes'? Pero, por la conciencia limpia para mi encuentro profundo con el libro, les pregunté: "¿Me puedo llevar este viejo, inútil y sucio libro de autoayuda?" "Ese y todos los que quieras".

Ya en Pinamar, frente a la ventana que da al jardín, y más allá, el siempre ondulante mar que acuna mis ideas. Acabo de terminar la lectura del libro (trescientas páginas con ilustraciones) y me estaba preparando para lanzarme a un estudio más profundo. Aunque esto suene absurdo para un manual de autoayuda, presentía que algo se oculta detrás. La misma frase, "Lo que se avecina", contiene, poéticamente, coherente con la ambigüedad de nuestro siglo, algo así como una advertencia o amenaza. ¿Qué era exactamente el libro? ¿Una profecía o una crítica o un manual o las tres cosas? Una aproximación: el epigrama del libro es una cita de Borges:

          "Ese Facebook dentro de esa Internet de la
            que me hablan, me suena a una cárcel
            laberíntica en la que se encerró y se encadenó
            el infinito de una manera circular y obsesiva.
            Es como la piedra de Sísifo quien vanamente
            trató de engañar a la muerte."
                                                                    Jorge L. Borges

El prólogo nos da un idea aproximada (creo) de la génesis del libro y (creo) de su intención. En 2003, cuenta Von Henryk, fue invitado a unas conferencias sobre futurología por la prestigiosa Universidad de Harvard. Allí, en una de ellas, conoció a Mark Zuckerberg, un joven muy simpático, un típico bondadoso bobalicón americano, sin cultura, pero muy inteligente, con un gran talento de "hacker" para interferir mails y apropiarse de los programas ajenos, por lo que tenía varios juicios. Comenta Hubert: a pesar de ser judío, no era muy kosher, juicio (temo) quizá racista. Sin embargo lo rescata: nunca se olvidaba de su role de buen capitalista y benefactor de la humanidad. Mark Zuckerberg soñaba con crear miles y miles de puestos de trabajo en sus centros de datos del FB en los que utilizaría 100% energía renovable. No deja de señalar otros logros importantes de Mark: corre 365 millas cada año (no aclara si una cada día o siete cada semana), y lee 25 libros al año resumidos por el Reader's Digest. Su ambición territorial era benefactora: comprar una isla en Hawaï y, para preservar la fauna y la belleza natural, echar a los nativos. Hay una foto profundamente emotiva: Mark Zuckerberg con un perrito en sus brazos frente a la pantalla de la computadora.

Tuvieron largas conversaciones. ¿Qué quería Mark Zuckerberg con su Facebook? Según Von Henryk, una comunidad universal, modelo de convivencia, con fotos de las vacaciones, muchas más de deportes, de graduaciones, de aniversarios, de casamientos, de perros, de gatos, más de florecillas, de rincones encantadores, de jardines y de fiestas de cumpleaños. Fotos que integraran a la comunidad, que tuvieran mucho fun y happiness, que dieran experiencia y que permitieran descubrir y crear "Un mundo feliz".

La prueba: será una realidad, una muestra de la democracia más absoluta con respeto a los sexos con la rica variedad de hoy, lesbianas, gays, transexuales y viceversa, géneros en toda su gama, ideologías, fascismo y comunismo, religiones de toda laya, creencias y si no estuviese en FB (cosa imposible), surgirán páginas que, con la búsqueda del tema, la persona o las personas, se generarán automáticamente según el interés de los usuarios. Algo casi mágico, un no estar y estar, existir y no existir.

En resumen: los que no estuviera en el FB, no existiría.

El Facebook, con pruebas piloto, ya estaba creado, pero había que desarrollarlo en perspectiva. Contrato de por medio con Zuckerberg, Von Henryk se quedó a trabajar en Harvard y en unos meses diseñó el futuro Facebook que le encantó a Mark Zuckerberg que lo configuró tal como lo disfrutamos hoy.

Y ya en el libro mismo (¿un diseño del futuro o el manual?) hay unos giros muy curiosos o comentarios filosóficos o sociológicos acerca de los efectos más populares que fundamentarían las razones de su éxito actual, incluso digresiones. Educado en una sociedad patriarcal y tradicionalista, paternalista él mismo, no puede evitar algunos consejos, algunas opiniones contundentes que hoy, se diría, nadie se las pide ni le interesa.

Me permito una selección quizá impertinente. Dejo de lado los tecnicismos del sistema operativo Linux, las instrucciones para la conformación personal de la página o muro, y me referiré, metódicamente, al contenido humano.

 

PORTAL, PÁGINA O MURO del FB

Este tema no está bien claro pero, sin duda, por lo que yo sé y lo que dice Von Henryk, debe ser el lugar donde se colocan todas las fotos, los comentarios, los enlaces, las frases famosas, las felicitaciones, los temas compartidos y, con un rasgo de humor alemán ("me tapo la nariz"), hablar del problema del olor de los desechos y las deposiciones de los gatos y los perros, y la mejor manera de combatirlo, incluyendo marcas de desodorantes y desinfectantes. Y dice que esto es más serio de lo que se piensa y no hay que tomarlo a broma. Ya se logró incluir la información en el genoma de las bacterias, seres vivos y que es un paso previo al uso de organismos vivos para computación, seguirán las ratas y luego el gran salto, gatos y perros.ç

 

BIOGRAFÍA

Será parte de la página en la que se podrá escribir el estado en que está, dónde se está o estará, un acontecimiento importante ("sin que necesariamente lo sea, pero anotarlo le dará relieve"), como un viaje, alguna compra o la presencia en algún lugar como si fuera en una vidriera. Sin peligro, podría estar de manera permanente una frase como "¿Qué tienes en la mente? ", ya que las mentes están vacías.

 

LAS FOTOS (sonrisas)

Las risas y sonrisas, "en busca de la sonrisa perdida".

Todas las sonrisas serán en tecnicolor, esto unificará las distintas razas. Todos deben sonreír, incluso los perros y gatos. Las sonrisas de niños que, también podrían ser de niñas. El pelo (no siempre) y la ropa (no siempre) distinguirán las edades y los sexos.

Los tipos de sonrisa que se recomiendan: dibujadas, se ven esquemas de distintas sonrisas y debajo leyendas: "Sonrisa americana, universal como los jeans". "Sonrisa para días de lluvia", "Especial para los funerales, una sonrisa serena, ligeramente tristona (así es la vida, qué le vamos a hacer), y de una esperanza infinita". "Sonrisa tierna a los bebés (ambos sexos)”. “Sonrisa melancólica que parece flotar en la lejanía, con intensa vida interior, para las conquistas (todos los sexos)”. "Sonrisas especiales, de frente, perfil derecho para los amigos; perfil izquierdo para los amigos y el público”. Una nota curiosa de Von Henryk: "Está en estudio la posición y la dilatación de los ojos ideales para acompañar estas sonrisas. Las miradas a la lejanía (romance); a un costado (astucia), hacia arriba (religión), hacia abajo (modestia)”. Hay dos esquemas de perro y de gato (supongo, por las colas que se movían detrás): "Alegría por ver a su amo/a".
Hay otras consideraciones acerca de la importancia de sonreír que, algo comerciales para conquistar mercado, las dejo de lado.

 

FOTOS (dientes)

El peligro de la sonrisa.

Una sonrisa que se amplía verticalmente abre el capítulo al "Cerco de los dientes", metáfora de La Ilíada, aclara. Y se da el lujo de ironizar: "Algunos parecerán marcas de fábrica de pastas dentífricas". Sin embargo, tiene una observación sabia:

"Los dientes, como prueba absoluta y definitiva de la igualdad de razas, de la democracia y libertad, son, sin excepción, todos blancos". Hay que agradecer la siguiente información: "Estudios de la Universidad de Pittsburg han demostrado que en el capítulo de las sonrisas, con la idea de destacarse, el sexo femenino goza de mayoría". Y la advertencia de Von Henryk para el bello sexo: "Se tendrá cuidado de no mostrar los dientes en toda la apertura vertical de los labios. Los dientes fácilmente parecerán caballunos y sugieren un relincho. Sé que esto será difícil de seguir por esa obsesión de ser primeras y las mejores en todo, pero, 'cuando más dientes, mejor', es una ilusión”.

En página de papel ilustración, con el título "Sugerencias de sonrisas modelo", como en el consultorio de un técnico dental, aparecen una serie de fotos de dientes entre los labios abiertos discretamente y no como con un relincho.

 

FOTOS (en general)

El poder de las fotos.

Dice que el poder de las fotos será, especialmente en esta época líquida que se avecina, infinito y cósmico. Cita el proverbio chino: "Una imagen vale más que diez mil palabras". Claro que, además de una simple foto personal con una amplia muestra dental, una reafirmación de identidad, habrá otras. Las puestas y salidas de sol que siempre parecerán únicas. Ignorarán que son las mismas puestas desde hace millones de años y cada una, con pequeño esfuerzo, se creerá original.

Cosa rara, Von Henryk tiene una duda. No puede asegurar si las fotos de quien sea, con fondo histórico como la torre Eiffel, la pirámide de Keops, las ruinas romanas, las griegas o construcciones árabes, dignifican los lugares históricos, o si estas dignifican y le dan importancia y relieve a la persona que las oculta en primer plano. Quizá, conjetura, no será más que una necesidad absoluta para estar en primer plano y existir.

Las fotos de florecillas, dice, de los rincones encantadores, acompañados de cientos de cientos de "Me gusta" (véase más adelante), promocionan a las almas sensibles. A estas se les puede sumar fotos de vestidos vaporosos o no, de zapatos, con sonrisas de bocas anchas y amplias, labios pintados que destacan una dentadura caballuna que asusta. Esta sonrisa será ideal y alejará la mirada del punto débil de las narigonas (sean estas judías, armenias, de las griegas clásicas o de la tribu de las águilas de los sioux). Quizá la autoestima logró vencer la longitud de las narigonas y en la foto apunta al horizonte. Pero si es muy larga, necesitará una gran dosis de narcisismo para acortarla, narcisismo que para esta época, una especie de plaga, estará al alcance de las manos.

El pelo largo, de ondas de agua que será lo que estará de moda en la década del veinte. Será el look must beauty de varias temporadas. Si a lo anterior se le suma la piel de los senos medio al aire, lo mismo los muslos en vestidos vaporosos y exóticos, el triunfo de la poesía de la poeta estará asegurado. En esto los poetas estarán en total desventaja.

Como buen alemán, Von Henryk es minucioso y no hay forma en que soslaye sus ansias de perfección metafísicas. Predice (quizá diseñe) otras posibilidades; fotos para grandes y chicos, para iglesias, para recetas de cocina con sus platos, de abuelos y abuelas, de niños y niñas, de cielos con aves que nos abandonan en otoño y regresan en primavera, de comercios, de marcas, de autos, la vastedad del mercado, donaciones, propaganda por buenas causas. Creo que con otras palabras, sugiere algo así como "ni chicha ni limonada" o "la vidriera del cambalache". El FB sería para la humanidad, lo que la biblioteca de Babel es para el Universo.

Además de las consideraciones generales, se detiene sobre las distintas herramientas.

 

ME GUSTA

Para nuestra época de depresión, niega el pulgar para abajo que deprimiría más y diseña la herramienta Me gusta, con el pulgar para arriba. Este se aplicará a todo; fotos de perfil, notas, frases, conciertos, canciones, terremotos, maremotos, la pobreza, el hambre, entierros y todo lo que se comparta. Será de una utilidad infinita. Como instrumento, sería increíblemente fácil de manejar. Bastará un simple clic para estar presentes (dejar una marca de territorio como hace una mosca) y hacer feliz a otra persona o personas.

Pero hay más. Según dice, la cantidad de marcas que se dejen a alguien es el índice de popularidad de esa persona, que cada día contará las que le dejaron debajo de su frase, foto, su participación en un evento, en la marcha del mundo o lo que fuere. Muchos dirán que si hay pocas o ninguna, puede llevar a la depresión o al suicidio ya que su autoestima, que tendría que alimentarse a sí misma, no se verá retroalimentada.

Siempre se deberá tener en cuenta y estar alerta ante lo que llamó la "Ley del gusteo" y que funciona así: "Si me gusteás a mí, te gusteo a vos".

 

EMOCIONES

Cuando con el tiempo FB evolucione se simplificará hasta tal punto que todos, incluyendo a los seres especiales y a los que les quedó el cerebro vacío o perturbado por algún accidente, podrán tener su página. Excepto las pasiones, aconseja poner otras emociones naturales y políticamente correctas. Con el mismo método, con un simple clic a unas caritas graciosas (emoticonos), conseguirán manifestar sus emociones más profundas como "Me enoja", "Me divierte", "Me asombra", y alguna más.

 

COMENTAR

Podría ser un lugar para intercambiar opiniones, diálogos, controversias para agudizar la mente humana y enriquecer el espíritu. Sin embargo, como la humanidad está cada vez más corta de aliento, en la mayoría de los casos no pasarán de notas breves que tendrían un ligero airecillo de gustear. También será un lugar para lucirse con frases breves pero brillantes, propias o ajenas. Las palabrotas serán inapropiadas, no por una cuestión moral, sino de eficacia. Con el tiempo, anuncia Von Henryk, ya los mejores diarios, incluso en primera página, las radios, en un alarde de falta de prejuicios, usarán sin discriminación las palabras que en un tiempo fueron consideradas groseras (y lo eran), y democráticamente, habrán prostituido hasta las palabras como "prostituir o prostituta", arruinándolas, quitándoles todo jugo y sabor.

 

COMPARTIR

Cuando no se tenga ninguna idea original, se compartirá y de paso se abrirá una hermandad, algo así como un remedo de la edad dorada en la que lo tuyo era mío y lo mío tuyo y no, como más adelante, en la edad de plástico, el regreso a la Edad Media, todo volverá a mano de los señores del castillo. Hay quienes, sin una idea original, se pasarán el día compartiendo, En lo demás, allí estará FB para suplantar esa deficiencia. En el futuro se podrá compartir todo lo que se quiera, artículos de los diarios más importantes, conciertos y óperas. "En muchos casos no será más que una justificación de la presencia en este mundo, una tarea para no aburrirse debajo de la cama" (sic).

No pocos transformarán sus páginas en una agencia informativa, que con una actitud justiciera y combativa, será una misión o una verdadera militancia.

 

AMIGOS

Para que estas maravillas sean posibles, aclara Von Henryk, se necesitarán Amigos con mayúscula. Si los diarios prostituirán las palabras sabrosas, FB prostituirá la palabra Amigo que, de hecho, siempre serán virtuales y no reales, tengan la fama o el doctorado que fuere. Una nota pesimista: quien sea amigo de alguien con 5.000 amigos o más (generalmente un ser "creativo"), o un seguidor de esa persona, prepárese a no tener ninguna confirmación de su amistad o de su propio valer, a esperar en vano una pequeñísima señal de su existencia. Antes de caer en la depresión, mejor se borra para no sufrir. O si cayó en la espantosa melancolía incurable, que se suicide. Para esto es aconsejable unirse a una red social de "Suicidas", para resultarle más fácil en compañía.

Sin embargo, siempre hay una buena noticia: con muy poco esfuerzo, cualquiera podrá obtener miles de Amigos gracias al tic nervioso del cálculo y de la numeración que está emparentado con el contar lo que se tiene en la billetera o en el banco. A una solicitud de amistad, se responderá en el 95% de los casos, sobre todo si se le pidió a un escritor, un poeta o una red social.

 

LAS FELICITACIONES (por fotos individuales y en general)

Luego de decir "El miembro (vulgarmente "usuario" para Mark Zuckerberg), tendrá que comprender y aceptar que es la persona más importante del mundo, que todo lo que le sucede es absolutamente único, haga lo que haga y esté donde esté. Poner una foto suya es la misión más bella y un deber". Pensando en los novatos, los principiantes y tímidos, da un consejo: "No hay que vacilar en felicitar, sea a quien sea, ni en las frases que se utilizan. No hay alabanza, es imposible, que ofenda o hiera. No hay coraza que resista una. No importa si la persona que la recibirá es vieja, gorda, narigona, tuerta, chueca, dentuda, turca, china, o armenia".

Y a continuación sugiere algunas en una lista cuidadosa para el género femenino:

"Bella mujer", "¡Guapísima !!!", "Hermosa", "Diosa", "¡Guapaaa!, "GUAPAAA, me gusta tu corte de cabello y te lo voy a copiar". "Muy linda, gordi", "¿Qué comés y tomás para ser tan bella?" "¡¡¡Guapaaaaaa!!!! ¡Un beso enorme!”... Para las fotos de amigos y amigas: "¡Epa!" "Estás monísima" o "Estás monísimo". "Una belleza" o "Un bellezo". "Qué sexy”. "Qué guapa" "Muuuuuik o Chuuuik", "Genialísimo". "Superb”. O más complejas: "Mujer, estás exagerando, nunca creí que pudieras ser tan hermosa. De perfil te ves mejor". Algunas poéticas, altamente espirituales. "Mi bella, te ves muy preciosa, esa pose como quien no está aquí" o "Bella, estás como ausente". 'Mi querida..., pero qué guapa eres y por dentro aún más”. "Tan bella como siempre... Y con una simplicidad que te hace ver tan interesante”. A alguna poeta esta frase con variaciones: "Siempre ha sido difícil conciliar la belleza con el intelecto y la sabiduría. Siempre se ha privilegiado uno u otro don; pero en tu caso (Ana o María o quien fuere), la amalgama, es simplemente la síntesis de una verdadera mujer".

El uso de otros idiomas será una señal de multilingüismo, cultura y talento: "Cariños cara ragazza", "Sei bellissima un abbraccio", "Tenés un déjà vu de los años 30 que mata". "Bella ma molto infreddolita". Simples palabras, señal de modestia, "Mon amour", "Pretty ", "Good", "Wonderful", "Oh wow!!!" "Beautiful!", etcétera.

Cuando la pobre mujer sea tan fea que se rajan los muros y asusta, y no hay nada para decir o decirlo sería peligroso, la palabra "Interesante" será perfecta, así como para la foto de un plato de comida un poco repugnante, de una banana o de una manzana podridas. Otra palabra de múltiple uso será "WOW!" (para su empleo, véanse instrucciones más adelante).

En el caso en que la foto o el dibujo quiera ser cómico, lo logre o no, si se ve la buena intención de querer divertir, unos "Ja ja ja", "Jo jo jo", "Jua jua jua", o "JA JA JA JA", "JO JO JO JO". En el caso de que se quiera subir un escalón más arriba, una risa internacional le dará categoría: "HA HA HA HA" o "HO HO HO HO".

No son aconsejables JU JU JU y menos JI JI JI, que parecen de histéricos/as.

Muchuchu, Mochuchi, Pochuchu, Mipuchu o Mipuchi, son, aclara Von Henryk, nada más que sugerencias.

 

FOTOS DE ANIMALES

Además del "Me gusta", se trate de perro o gato o caballo, el clásico "Solo le falta hablar", siempre será de actualidad. También serán aceptables frases como "¡Es un animal magnífico!", "Qué mirada tierna, ¡parece humana!", "¡Increíble! ¡Una hermosura!" Si bien esta última también se aplicaría a los niños, bebés, hasta humanos adultos, se la puede considerar muy espontánea.

 

CUMPLEAÑOS

La altísima tecnología los recordará. He aquí algunos ejemplos de frases: "Feliz cumple", "Cumple feliz", "Que los cumplas felices", "Felices que los cumplas", "Cumpleaños Feliz", "Feliz Cumpleaños", "Muchas felicidades", "¡Feliz cumple!!! Por muchos éxitos y sueños. Besos", "¡Muy feliz cumpleaños! Que pases un día hermoso". La frase de felicitación no tiene una importancia relevante, lo importante será conmemorar el cumpleaños que (como si uno siempre pensara en el otro/a) automáticamente será recordado por FB y que le dará trascendencia, un aliento de vida y una señal de su existencia al que le sea dado.

Claro que, aclara Hubert, el peligro de colapso es similar a la técnica del gusteo.

 

ANIVERSARIOS

Si bien, señala Von Henryk, el cumpleaños es un aniversario, no se deberán olvidar de otros factibles en las que, dice poéticamente, se abre un campo de infinitas posibilidades. Para simplificar las cosas, como primer paso, sin mayor esfuerzo, se pueden adaptar perfectamente las utilizadas para el cumpleaños. Dice que "Muchas felicidades" o "Feliz aniversario", son frases brillantísimas de mucho potencial que también será útil para casamientos, bodas de plata, oro o platino. En concordancia con esta escala metálica, eludiendo lo aniversarios banales (a 1 año de Papel, a 5 de Madera), se pueda tomar una frase simple como 'feliz aniversario" y modificarla según la importancia que le den los años: "¡Un gran y feliz aniversario!", "¡¡Un gran gran feliz aniversario!!", "¡¡¡Un gran, gran, gran feliz aniversario!!!", y así, según la creatividad de cada uno.

Sin duda, Hubert, como ya se dijo, no es sólo alemán, sino también europeo. Habla de esa manía del continente de convivir con el cementerio pero aclara que es de pésimo gusto exhibir ciertas intimidades o, con frases melosas y empalagosas, fanfarronear sobre cuánto se amaron a los seres queridos que murieron cuando y ni se los recordaba cuando vivían. Tener mucho cuidado de colocar en las ventanas de los muros fotos de esos seres y sería mucho más decoroso poner una reproducción de su lápida si es que, para ahorrar espacio en esta Tierra superpoblada, no se lo/la cremó. En este caso puede ir una foto de la urna.

 

OBITUARIOS

No sé si en este caso se olvidó o lo aprobó, no dice nada sobre la foto. Pero gracias a su visión y gentileza, nos dejó un obituario modelo que reproduzco en su integridad:
"En paz, luego de una larga batalla contra (el cáncer, la cirrosis, el enfisema) (nombre y apellido) cerró sus ojos y emprendió el camino hacia la eternidad (poeta, escritor, zapatero, médico), amigo/a, ser humano increíble, idealista, luchador/a, benefactor/a, destacado/a. Nos ha dejado huérfanos/as. Nunca te olvidaremos y siempre extrañaremos tu sentido del humor, del amor, la amistad, tu sensibilidad, tu alegría de vivir. Pero tus (lo que fuere) nos acompañarán mientras estemos en la tierra. Esta noche, mañana y siempre, lloramos tu partida. Buen viaje querido/a amigo/a. Gracias por tus palabras, por tus hechos. No es más que un adiós. Nos encontraremos "en la punta del viento".

 

AMIGOS (muertos)

La cultura europea, alemana, de Von Henryk es ineludible. Entre todos los cementerios famosos del mundo que estarán en el FB, anuncia el cementerio de los Héroes del FB. Será aquel en el que se enterrarían los que mueren por una causa noble en el FB. Es para quien tiene 5.000 amigos y, cumpliendo con las normas básicas de la amistad, "tiene que felicitar a 13,6986301369863 (periódica pura) personas cada día, entre la duda si el día anterior o ese día felicitó a todos, se pasa revisando sus felicitaciones y pensando en los que vendrán, probablemente muera de un colapso nervioso. Lo mismo podrá ocurrir a alguien con 15.000 amigos (si aplica rigurosamente la ley de "gustear") poniéndoles marcas “Me gusta”.

De todas formas, pronostica que habrá miles de páginas que quedarán inactivas por diferentes razones. Falta de creatividad, aburrimiento, muerte del miembro titular o una súbita iluminación al descubrir la pobreza espiritual y la estupidez de todo (no aclara si incluye el FB), que serán los menos. Sugiere la creación una cloaca de imbecilidades adónde irán a parar las frases sabias y heroicas y las grandes declaraciones, pero también se lamenta de la aceptación de toda imbecilidad.

 

EL TOQUE

El FB dará una nueva dimensión a la vida que late sin parar cuando late. Hará posible lo imposible. En general, en los países puritanos y católicos, en la calle, la belleza se puede ver pero, por las leyes, no tocar. Las bellezas o las fotos que se vean en el FB, con mucha más razón. Pero habrá una función que se llama toque, una especie de palmadita en el hombro (nada más que en el hombro) de una amiga o amigo que si tiene tiempo, si se da cuenta y quiere, lo devuelve.

Con el tiempo, cuando la humanidad se desinhiba y el progreso llegue a todos los corazones, así como Julio Verne anticipó el fax y la televisión, en el FB Von Henryk anticipó las video llamadas con todos/as y sus posibilidades de mutua satisfacción instantánea donde el goce quedará en casa o en el caso de que Mark Zuckerberg necesite estímulos, habrá un Compartir. Calcula las posibilidades estadísticas del logro, pero las cifras son aleatorias. Lo que sí será importante en la misma comunicación es invitar a otros participantes para formar una pequeña comunidad, una red social, de placer.

El encuentro de dos o varios voyeurs, gays, lesbianas o una pareja clásica, será el encuentro de estrellas en la galaxia.

 

CONSIDERACIONES GENERALES, METAFÍSICAS Y FILOSÓFICAS

De estas consideraciones hay muchas páginas, cuya mayoría me parecen puras especulaciones metafísicas o filosóficas muy alemanas. Resumo y, fragmentadas, transcribo las esenciales.

Primero, un comentario filosófico-sociológico general: "Quizás una de las grandes ventajas del FB será la posibilidad de colocar en el muro toda la gama de fotos que se quiera. Tal vez esto atempere y enfríe el entusiasmo de mostrar las fotos de toda laya a las visitas que tanto incluyen la muerte de la abuelita en una ataúd, un embarazo avanzado, perros, niños y gatos, así como los de los viajes que se realizaron y sevieron cosas únicas como la pirámide que Keops o las catacumbas romanas. Esto será un alivio para los integrantes de la humanidad aunque el narcisismo es imbatible".

A continuación advierte que algunas estafas y engaños (páginas falsas o pedidos desesperados de ayuda), en un mundo globalizado y cada vez más corrupto, serán normales, naturales e inevitables. Para estos casos, aconseja preparar el espíritu y el bolsillo.

Acerca de las frases de lisonja, cumplido, alabanza o felicitaciones (vuelve sobre el tema), una mente talentosa no tendrá que hacer un gran esfuerzo. Muchas son perfectamente intercambiables, o fácilmente variables para animales, muebles, lugares o platos de comida, abuelas o abuelos, vivos o muertos. Una mente ágil, con muy poco esfuerzo, a la expresión globalizada WOW, podrá agregar, "WOW, qué zapatos", "qué belleza", "qué peinado", "qué gato". O para alguna poeta que se esfuerza en ser vaporosa y bella: "Por fin te veo sin libros disfrutando Diosa total". Y a los que quieran mantenerse dentro del absoluto e imposible equilibrio de géneros y sexo, les bastará agregar, a las palabras terminadas en 'o', la letra 'a', y viceversa.

No se olvida, cosa muy humana, de los desesperados e inútiles esfuerzos de la creatividad y búsqueda de la originalidad. Por una cuestión numérica, eso será muy difícil en el FB. Y da como ejemplo clásico de 'sacar la lengua' en una foto o, en una foto grupal, hacer los cuernitos detrás de la cabeza a otra persona. Dice con la más asombrosa exactitud: "Cuando dentro de una década el FB tenga unos 2.000.000.000 (en miles de millones) de miembros, participantes o comunitarios (vulgarmente "usuarios" para Mark Zuckerberg, ¡insiste!), como un eco del infinito en el que es imposible que no se repita una molécula, habrá 10.000.000 con la lengua afuera y otros tantos con los cuernitos”.

No menos ocurrirá con las fotos de paisajes, con las bellas salidas y puestas de sol, con los paisajes invernales. No menos con las frases de felicitaciones, que si bien se podrían personalizar, por la falta de tiempo, aliento o talento, se hará raramente. Y, tristemente, con la cifra mencionada, prácticamente imposible.

Cuando ciertas palabras se ponen de moda es porque hay carencia de aquello que se nombra. Dentro de una década, eso ocurrirá con las palabras como "creatividad", "emprendimiento", "fácil", "proyecto o Gran proyecto", "experiencia", "fun", "happiness", "descubrir", "personalizar", "reinventar", "explicar y comprender", "tolerar" y si sucede, algo que se podría calificar de "extraordinario", "terrorífico". La palabra "fobia", combinada con otras, será de múltiple uso. Todas estas serán "virales". Por la actividad febril, los nervios crispados, estarán de moda las técnicas de relajación, siempre nuevas, variantes de yoga que, incluyendo hinduismo y budismo, ya se vienen practicando desde hace siglos. Por la falta de creatividad, justamente, aparecerán muros y páginas sobre talleres que la enseñarán en forma de poesía, novela, cuento, cursos de "cómo ser original" o "destáquese con jeans a la moda, Visu-Visu su uso es viral". Algunos, más adelantados, hablarán de "fácil", de cursos para el estímulo del talento como si se estimulara el sistema inmunológico. Las "explicaciones" para "comprender" a los semejantes serán como el exceso de parteras en un parto en el que se perderá al bebé. El ser humano, cada día, cada minuto, triturado bajo la rueda de piedra de un molino, para existir, se "reinventará" cada vez que abra la computadora.

La misma esencia del FB, su estructuración, será absolutamente igualitaria, una confirmación categórica de la democracia. Salvo frases de famosos o alguna que se le ocurra al usuario (de cuyo talento duda ya que si lo tuviera, no estaría en el FB), la creatividad, por cuestiones técnicas, estará limitada. Eso sí, podrá haber enlaces con el exterior (videos, noticias, películas, conciertos) que crearán un círculo laberíntico, espejos infernales como guías y señales de un manicomio sin puertas que el viento dejó vacío.

Por cierto, no ocurrirá lo mismo con las empresas, que tendrán mucha cabida en el FB, ya que este, de manera bíblica, es una creatividad a su imagen y semejanza.

Para mostrar su sensibilidad, es importante que se esté siempre al filo de la justicia estándar. Es importante firmar causas, no importa cuales, pero "causas". También será importante que se mantenga un equilibrio clásico de "ni esto ni aquello", del imbatible sentido común que sugerirá una senda intermedia sin que se sepa cuál. Los usuarios, ocupados en sí mismos, aunque no puedan actuar por ese cáncer moderno que será "la falta de tiempo" e ignoren la acción, será muy significativo que tengan un tinte de ideología progresista y justiciera. Esto, antes, era privilegio de la izquierda (politizar); es el futuro de la justicia evangélica o las filosofías orientales que entretendrán maravillosamente a las occidentales con los ojos enfocados en sus paisajes interiores.

Creo que ya señalé (¿o advertí?) acerca de la educación patriarcal de Von Henryk y sus opiniones que en algunos casos son juicios. Cuando empecé a leerlo, nunca pensé que, en una digresión que habrá pensado creativa, en nombre del imperativo categórico de Kant, se atrevería a tanto. Por una cuestión de delicadeza, o por ser innecesarias, suprimo palabras como "estupidez" e "idiotismo", relativas a ser humano y transcribo el fragmento que no deja de ser interesante. Quizá se deba a que el Dr. Hubert Von Henryk, como todo buen alemán, es un romántico, un sentimental, pero sobre todo un idealista en busca de la perfección metafísica.

"Para la época en que FB esté en marcha, sus redes sociales estarán llenas de fotos de las matanzas de focas y foquitas, sangre roja sobre la nieve y cabezas reventadas, fotos de las que, sin confesarlo, disfrutarán. Las focas son una de esas pestes que vacían el mar de pescados necesarios para la alimentación de los magníficos osos polares y la raza humana. Y la misión para salvar esas foquitas, una causa, con el apoyo de la Unión Europea y Estados Unidos, habrá triunfado. Sin embargo, y esto prueba la ... (suprimo algunos ex abruptos)... del ser humano, no habrá ninguna red en contra del Kleenex. Las mentes embotadas, incapaces de la más mínima visión asociativa, panteísta, metafísica, no serán capaces de pensar que las hojas del Kleenex o veinte centímetros del papel higiénico triple pliego son hojas de árboles y se necesitarán billones y billones, una cantidad infinita, incluyendo sus ramas y troncos triturados, la savia muerta, para que se sigan sonando la nariz con comodidad, lo mismo que limpiarse el traste con papel suave y sedoso. Nadie tendrá la imaginación de ver los desiertos que lo esperan y la tierra yerma, muerta. Por suerte yo ya estaré muerto y no veré esa monstruosidad” (1).

Para estar y entrar en FB, la autocensura es el primer paso. Nada de discutir o criticar a los amigos, todos son maravillosos, fantásticos, no tienen defectos y prometen favores que nunca llegan. El mal siempre estará afuera y lo más lejos posible aunque las aguas obliguen a cerrar las bocas que bien puede considerarse una bendición. Sin embargo, citando a Borges, dice que encerrado con el infinito en un laberinto, sus posibilidades parecerán infinitas.

Los místicos invocarán una rosa, un beso, un pájaro que es todos los pájaros, un cántaro de vino, un acto sexual, y serán una realidad.

Nunca quedará claro cuál será esa realidad. Sin embargo, su posibilidad existe: si no será real aquí, pero se materializará en otro lado.

El FB será el plato fuerte de los ensayistas, escritores y críticos de toda laya. Como lo desecho del mundo se encontrará en ese laberinto, no faltarán temas en los que los talentos no puedan morder con su creatividad. Claro que se encontrarán en un dilema, ensuciar o no la mesa que comen y el peor de todos, el de Hamlet, ser o no ser, existir o no existir. Todos los estudios no servirán para nada, pero tendrán la gloria de existir.

En armonía con sus especialidad, vuelve a insistir sobre el futuro. Señala un "más allá", en el que gracias al fabuloso progreso que se acelerará cada vez más, será conveniente preparar las máscaras, ya que además de los olores de los gatos y perros, el FB emitirá aires pestíferos, sulfúricos y mefíticos.

Creo que exagera, pero en fin.

Sea como fuere, FB dará la grata y hermosa sensación de que se hace algo por la gente, por el país, por la patria, por la humanidad, y sobre todo para sí mismo. Todo sin esfuerzo, en una gran fraternidad, compartiendo. Gracias a la reproducción de la propia imagen, satisfará todos los grados de autoestima y, como si esto fuera poco, los narcisismos, tan difíciles o imposibles de satisfacer. No habrá límites para las fotos.

Y dejó para el final un logro importantísimo que se deberá agradecer al FB: la inmortalidad. El miembro de la gran cofradía, como si comprara un ataúd, podrá solicitar a FB que haga una cuenta conmemorativa para ingresar en la eternidad. Y, con un minitestamento muy fácil de hacer, el muerto podrá informar a FB para que concrete este hermoso deseo, de vivir comprimido en un cementerio de metal, por lo menos hasta que con el diluvio universal que se aproxima, no se oxiden los servidores y se ahogue el último ser humano.

 

MI ADIÓS

Y me preparo para separarme del Dr. Hubert Von Henryk. Miro por mi ventana y veo las ondas entrelazadas, infinitas del mar. Su compañía fue grata. Ignoro si se cumplió todo lo que anticipaba. Tampoco tiene importancia. Lo importante es su talento imaginativo. A pesar de haber fatigado la Internet, también ignoro por qué habían desaparecido el video en You Tube y el obituario de Télam. Del libro, editado por Catálogos de Buenos Aires en una hermosa edición de un solo ejemplar, traducido del inglés, sobre la mesa, sólo había quedado su silueta. Como si un cálculo (o una maldición) de los dioses se hubiera cumplido, apenas terminé con la última página y lo cerré, comenzó una suave brisa de ninguna parte y el libro, hecho cenizas, polvo del tiempo, molécula por molécula, fue arrastrado hasta que también colapsó la silueta que lo contenía.

Una vez más, como hace un año, sé que inútilmente contemplo la superficie del mar con la vana esperanza de que las ondas me devuelvan las cenizas que, dicha sea la verdad, ya no me importan.

Sí me importa decidir si abro o no mi portal en FB y, para ser, existir y participar, me convierto en un usuario consumidor de siluetas vacías, de sombras ilumin

 

Notas 1. Es de notar que en esto último resultó un profeta absoluto. RIP

 

pablo urbanyi 350Pablo Urbanyi
Hungría, 1939. Narrador argentino de origen europeo. Cuando tenía siete años de edad, su familia emigró a la Argentina, donde el futuro escritor habría de adquirir, con el paso del tiempo, su nueva nacionalidad. Creció rodeado de las dificultades que nunca faltan alrededor de una modesta familia de emigrantes, y obligado por ello a ejercer desde su temprana juventud los más variados oficios, desde vendedor de libros hasta director teatral, pasando por representante de una firma de alfombras, mozo de almacén, periodista y actor dramático. Esta forzosa multiplicidad de quehaceres habría de suministrarle luego una nutrida variedad de temas, situaciones y puntos de vista que enriquecerían notablemente su producción literaria. En efecto, al tiempo que ejercía todas esta ocupaciones, Pablo Urbanyi fue cultivando de forma autodidáctica una innata vocación literaria que afloró definitivamente a comienzos de los años setenta, cuando el narrador de origen húngaro dio a la imprenta una notable colección de relatos que, publicada bajo el título de Noche de revolucionarios (1972), llamó la atención de críticos y lectores y convirtió a Pablo Urbanyi en una de las grandes promesas de la narrativa argentina contemporánea. Para responder a las gratas expectativas que había generado en el panorama cultural argentino con esta opera prima, al cabo de tres años dio a la imprenta Un revólver para Mack (1975), una novela policíaca con la que vino a confirmar plenamente sus excelentes cualidades para la narrativa de ficción. Su nombre empezó, entonces, a sonar con fuerza en los foros y cenáculos literarios de Buenos Aires, con lo que Urbanyi adquirió un relevante prestigio que le proporcionó, entre otros trabajos destacados, un cargo de redactor en el Suplemento Cultural del desaparecido rotativo La Opinión, en el que se mantuvo desde 1975 hasta 1977. En este último año, amenazado por la grave situación política por la que atravesaba Argentina a raíz de la toma del poder por parte de las Fuerzas Armadas, se vio obligado a emprender el camino del exilio rumbo a Canadá, donde a comienzos de los años ochenta dio a la imprenta su tercera obra de ficción, otra magnífica novela que vio la luz bajo el título de En ninguna parte (1981). Consagrado como una de las voces más descollantes de la narrativa argentina, Pablo Urbanyi vio cómo el éxito de esta novela rebasaba los límites del ámbito hispanohablante y, traducida al inglés y al francés, llegaba a otros muchos lectores de todo el mundo. Residente en la ciudad canadiense de Ottawa desde su salida de Argentina (1977), a lo largo de los años ochenta Pablo Urbanyi añadió a su producción narrativa otros títulos como Concurso (1981) y De todo un poco de nada mucho (1988), al tiempo que se enfrascaba en la redacción de unas bellísimas historias escritas en húngaro y publicadas, a comienzos de la década siguiente, bajo el título de A hagyaték (El legado, 1992). El mismo año en que vio la luz esta colección de narraciones breves pensadas y expresadas en su lengua vernácula, salió de la imprenta otra entrega novelesca de Urbanyi, Nacer de nuevo (1992), así como una traducción al francés de la citada novela policial Un revólver para Mack. Un año después de la aparición de las tres obras recién citadas, Pablo Urbanyi presentó a uno de los certámenes más prestigiosos de su país, el Premio Planeta de Narrativa, su novela inédita titulada provisionalmente Ser o no ser, obra que se alzó con el máximo galardón en dicho concurso y vio la luz al año siguiente bajo el título definitivo de Silver (1994). El narrador de origen húngaro, que al referirse a esta novela suya (y, en general, al resto de su obra) manifestó su convicción de que "no vale la pena escribir si no se hace con ironía", tuvo ocasión de ver también una versión de Silver en francés, editada a los cinco años de su primera aparición en Argentina. Entretanto, siguió cultivando con tenacidad e inspiración una ya fructífera producción narrativa que se incrementó con dos nuevos títulos: Puesta de sol (1997) y 2058, en la Corte de Eutopía (1999).

 

"Un manual del futuro FB y su misterio" enviado a Aurora Boreal® por Pablo Urbanyi. Publicado en Aurora Boreal® con autorización de Pablo Urbanyi. Foto Pablo Urbanyi © Mafalda Urbanyi.

 


Grow Deep Coaching

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584