Aurora Boreal

Martes, Oct 23rd

Last updateJue, 18 Oct 2018 11pm

Home > In Memoriam

In Memoriam

La lectura plural de G.G.M.

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Una vez fallecido un autor, sólo subsisten sus libros y sus lectores. Entre los que tuvo García Márquez estos son algunos de los más representativos.

Hernando Téllez (1908-1966)
En junio de 1955 Hernando Téllez escribe la primera de sus varias notas sobre G.G.M. Analiza La Hojarasca. Destrucción del tiempo clásico y la estructura tradicional de la novela , "la memoria recupera y recrea", "en el tiempo presente", determinados materiales, que el olvido, depositó y pudrió en el tiempo pasado. Recuperación de lo perdido.
El autor selecciona y ordena pero esta suerte de imparcialidad lo que hace es uniformar, en uno solo, el estilo expresivo de todos los personajes.
"Todos los personajes de La Hojarasca están sencilla y maravillosamente vivos. Inclusive, y mejor que todos, el personaje muerto"
Después, en otra nota, se fijará en El coronel. Reconoce, de nuevo, su "elasticidad" y autenticidad al respecto pero aclarar : ¿esa virtud provendrá del periodismo? De haber estado tanto tiempo "condenado" a escribir para magazines y periódicos "sobre asuntos más o menos idiotas y a satisfacer así el gusto vulgar de editores y lectores".

Leer más: La lectura plural de G.G.M.

El caso García Márquez e Isabel Allende. Reflexiones comprometidas *

ggm 001Me parece muy peligroso descubrir por qué razones un libro que yo escribí pensando sólo en unos cuantos amigos se vende en todas partes como salchichas calientes.
García Márquez

 

Si yo no hubiese escrito Cien años de soledad, no la hubiera leído. Yo no leo « best-sellers »,
García Márquez

 

 

 

La obra de Gabriel García Márquez se sitúa en el cruce de dos caminos. Por un lado, en la novelística de la tierra que hasta bien entrados los años 30, casi los 40, tipifica con Ricardo Güiraldes, Mariano Azuela, Rómulo Gallegos o José Eustasio Rivera una crónica de « rebeldía y sumisiones », y que según Rodríguez Monegal alimenta más bien romances que novelas, en cuanto trabajo realista a partir de mitos. Por otro lado, en una novelística que como reacción a esa literatura telúrica (para emplear la expresión tipo), acentúa lo ficticio y la construcción verbal, dando verdaderas « máquinas de novelar » (1) que orquestan y trituran la realidad.

Leer más: El caso García Márquez e Isabel Allende....

El García Márquez más desabrochado

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Referirme a la universalidad y grandeza del legado literario de quien acaba de iniciar el viaje que todos tenemos marcado en la agenda desde nuestro nacimiento, sería volver sobre lo ya dicho y repetido por centenares de sus amigos y lectores. Quisiera, en vez, evocar al hombre tropical, al caribe dicharachero y coqueto, a la figura políticamente incorrecta e incluso incómoda que nunca, o casi nunca, se vendió al establecimiento, que amó el poder y veneró a los poderosos, que fue célebre por su "memoria de elefante" y su amor por Garcilaso, Faulkner, Hemingway y Virginia Woolf... En fin, al hombre que conocí en ciudad de Panamà una noche húmeda de abril de 1977 en casa del escritor Rogelio Sinán, apodado por sus amigos y colegas panameños "El Mago de la Isla".

Leer más: El García Márquez más desabrochado

De la corrección política al subdesarrollo mental

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Cuesta trabajo verlo, con su acendrado desparpajo, concibiendo planes de desarrollo, diseñando acueductos y participando de los intríngulis de la tecnocracia tropical. Suficiente esfuerzo realizó su imaginación para fabular la latitud literaria más universal de los últimos tiempos. Olvidan los portadores del marchito nacionalismo, que un innombrable presidente de la tierra que él abandonó, lo obligó al destierro, cuando con tretas jurídicas lo querían ver tras los barrotes los capataces de un oscuro militarismo. ¿No será más apropiado preguntarnos por qué nuestro país no es hospitalario con nuestros talentos, y obliga a la diáspora a quienes lo poseen de manera excepcional?
Reclamarle a G.G.M por el abandono de su pueblo, es tan pintoresco, como insultar a un alcalde por la mala calidad de los versos de los poetas de su aldea. Los escritores están obligados a escribir bien, y el juglar de Aracataca cumplió dicha misión a cabalidad. Por Dasso Saldívar, autor de Viaje a la Semilla, su primera biografía, sabemos que la generosidad siempre fue un atributo del nobel, y que son las víctimas de la peste del olvido, los que desconocen u olvidan el fecundo vínculo, que aún en la gloria, G.G.M no perdió con Colombia.

Leer más: De la corrección política al subdesarrollo mental

El inventor de fábulas

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Más de 60 años de actividad literaria le permitieron a Gabriel García Márquez, el hijo del telegrafista de Aracataca, confirmar el valor de la imaginación como uno de los dones más preciados del ser humano. La libertad de imaginar y el poder mágico para expresar sus creencias más íntimas forjaron su ética como cuentista, novelista, periodista y guionista cinematográfico. En todas sus facetas se ocupó de la indefinida repetición de la vida de los hombres, porque según creía, lo único que le interesa a la gente son las cosas que le suceden a la gente.

La costa Caribe de su infancia, los pueblos de Colombia que recorriera como reportero y sus andanzas por América Latina y el mundo son la materia vertiente de toda su obra. Para hacer ficción esa realidad no sólo la escudriñó palmo a palmo, sino que se dio a la tarea de asimilar, como pocos escritores de su generación, la tradición literaria universal, especialmente la contemporánea, conjugándola con la propia, y así encontrar las formas adecuadas para expresarla. Este aprendizaje estuvo siempre al servicio de su proyecto central - recrear Macondo -, tarea a la que se diera desde que planeó escribir La Casa a los 16 años y que mucho tiempo después culminaría con la publicación de Cien años de soledad en 1967.

Leer más: El inventor de fábulas

La segunda muerte de Úrsula Iguarán

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Las casualidades parecen no existir en el portentoso mundo narrativo de García Márquez, ni siquiera las que afectan a la propia vida del escritor, respondiendo a una extraña e irrepetible conjunción de elementos que han convertido su obra literaria en la más influyente desde la segunda mitad del pasado siglo.

Después del éxito planetario de Cien años de soledad (1967), la crítica, en cualquiera de sus niveles, puso el acento en la capacidad fabuladora del escritor cataquero, en el arte único de contar historias, con una aparente sencillez terapéutica capaz de penetrar en los lectores más dispares y exigentes de la geografía literaria.

Leer más: La segunda muerte de Úrsula Iguarán

Una vez en la vida

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

 Mucho se ha escrito sobre García Márquez y su obra. Para algunos, como afirma la escritora mexicana Elena Poniatowska, él puso a América Latina en el mapa. Sin duda alguna, el autor de Cien años de soledad, obra magna que lo consagró como el gran escritor del "realismo mágico", se convirtió en ícono y referencia global de millones de lectores y, además, de no muy pocos escritores en Europa, Asia, y África. En los países de lengua inglesa se le ve por un sector de la crítica especializada como el representante de la literatura postcolonial donde el recurso de lo mágico hace oposición a la racionalidad capitalista en términos globales. Y, en América Latina, su posición y herencia no deja de ser realmente contradictoria. ¿Qué no hemos leído sobre García Márquez y su Macondo? Algunos comentaristas y especialistas han advertido que el Macondo de este autor se ha prestado más bien al gusto de los países del Norte que, en su afán de mantener mundos exóticos, han encontrado en García Márquez la prueba de que existe: con él nos hemos quedado atrapado en Macondo. Pero, en efecto, no es necesario estar o no estar en desacuerdo con las tesis, comentarios o críticas arriba expresadas para darnos cuenta que, en todo caso, muchos sectores de la población latinoamericana vive todavía en mundos de fantasmas, brujas y milagros que rompen toda explicación racional, y, por otro lado, no hay que olvidar que, desde la década del noventa, es conocida la tesis de McOndo (antología de Alberto Fouquet y Sergio Gómez), que quiere ir mar allá de Macondo, de la república bananera, y presentar América Latina como un continente de la modernidad, urbana y de ciudades, sin los folklorismos de identidades pueblerinas y locales.

Leer más: Una vez en la vida

Gabito retrospectivo

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

De niño vi pasar a Gabito (como le decíamos los costeños) muchas veces, de regreso o con destino a El Universal de Cartagena, cuyos talleres quedaban en la Calle San Juan de Dios. Mi familia vivía en la Calle Santo Domingo, frente al Colegio Universitario de San Pedro Claver. El tipo vestía como lo que los cartageneros de la época llamaban un "camaján": pantalón ancho y bota angosta (tubito); camisa de seda por fuera con estampados chillones, melena de vocalista de guarachas y sones cubanos, un cigarrillo colgado de los labios, esclava de plata en la muñeca derecha y zapatos de cuero duro sin medias.
Aquella imagen populachera de un hombre típico del Caribe fue el estereotipo que le dificultó a mucha gente que sabía quién era Gabriel García Márquez admitir, a medida que el talento germinaba, que el narrador privilegiado y el "camaján" pudieran ser la misma persona. Todo lo que hacía y decía el muchachito precoz de 22 años, dentro o fuera de sus cuartillas, se estrellaba contra una muralla de prevenciones, a despecho de sus relámpagos de humor y de su chispa de repentista.

Leer más: Gabito retrospectivo

Despedida

ggm 001In Memoriam
1927 - 2014 †

 

Divino Maestro:

Apenas los diarios comenzaron a dar cuenta de tu desaparición me dije esta es otra de las geniales farsas del Gabo, pues acostumbrados estamos a tus gestos impredecibles por lo fantásticos y a tu salidas, que no buscan nunca la gracia ni el desconcierto, ni llamar la atención, sino que son la expresión más genuina de tu espíritu. Los que siendo jóvenes nos hicimos hombres con uno de tus libros en las manos, los que crecimos en la vida y en el alma teniéndote como guía y como compañero, nos sentimos hoy repentinamente despojados en lo más hondo, porque de pronto la vida nos segó la fuente aquella que durante más tiempo y con más fidelidad nos había acompañado: tu mundo real maravilloso, que supiste compartir con todos los que tuvimos la suerte un día u otro de abrir cualquiera de las páginas de tus libros. Una noticia nos habla del Nobel colombiano, y yo me digo, colombiano sí, pero sobre todo universal, pues en cuanto al Nobel en sí no es en tu vida sino un pequeño incidente, tanta es la magia y el portento que rodeó siempre tus actos, y hablarnos entonces a nosotros de tu Nobel es como decirle a alguien tu abuelo, el que tiene buena letra, manera incongruente de calificar, ya que la buena letra se comparte mientras que el abuelo es único, y a los millones de amigos que tienes nos basta con oír tu nombre, los calificativos, por elogiosos que sean, hacen estorbo, resultan innecesarios.

Leer más: Despedida

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584